Metrovacesa sigue los pasos de Colonial y evita la quiebra cediendo su control a la banca

  • La familia Sanahuja entrega el 54% de la inmobiliaria a Popular, La Caixa, Santander y BBVA.

Metrovacesa, que hace dos años era la mayor inmobiliaria de España, se convirtió ayer en la enésima víctima del desplome del mercado inmobiliario, tras Martinsa-Fadesa, Tremón o Colonial. La familia catalana Sanahuja, que controlaba el 80% del capital, cedió ayer el 54% de la sociedad a Santander, BBVA, Banesto, La Caixa, Caja Madrid y Banco Popular ante la imposibilidad de renegociar el crédito que estas mismas entidades le concedieron el año pasado a los Sanahuja para hacerse con la mayoría del grupo. Con ello, Metrovacesa evita tener que declarar el concurso de acreedores, antigua suspensión de pagos. La familia mantendrá casi el 30% y logra financiación adicional a través de este acuerdo.

Esta solución ya fue planteada como posibilidad a principios de mes, tras la cual las dos partes se dieron noviembre como plazo para pactar o no otra alternativa, acuerdo que finalmente no se ha cerrado. Esta decisión es similar a la adoptada a principios de año por Luis Portillo, ex presidente de Colonial, que cedió casi el 30% de la empresa a sus acreedores ante la imposibilidad de afrontar los vencimientos de la deuda. El pasivo de Metrovacesa, independiente del asociado a las empresas de los Sanahuja, asciende a casi 7.000 millones a septiembre de este año. La compañía tiene activos valorados en 12.189 millones.

La inmobiliaria también está inmersa en la renegociación de ese pasivo de 7.000 millones. De hecho, el pasado jueves acordó revender con pérdidas la torre sede del banco HSBC de Londres por no poder afrontar el crédito de 1.000 millones de euros que pidió para abordar la adquisición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios