Malos tiempos para correr riesgos

  • La desaceleración económica y la creciente dificultad para acceder a financiación bancaria están alimentando los impagos empresariales · Cesce y la agencia andaluza de promoción recomiendan asegurar las ventas

Riesgo. Ésta es la palabra que mejor podría definir la coyuntura económica actual y sus efectos en los niveles de impagos empresariales. La escasez de liquidez que padece la banca desde que estallara la crisis subprime en EEUU, hace ahora casi un año, se ha traducido en una creciente dificultad para acceder a financiación, estrechándose, de ese modo, el margen de maniobra de las compañías para afrontar sus facturas. Si a esto se le une la propia desaceleración que padece la economía, se obtiene la explicación a por qué ha aumentado en los últimos meses el riesgo de impago empresarial. En España lo ha hecho por primera vez en cuatro años y, según los cálculos de empresas especializadas en gestión de crédito, el retraso en los cobros genera a las empresas de nuestro país unos costes adicionales de 25.000 millones de euros anuales.

La situación es similar en las economías del entorno -no hay que olvidar que la crisis desencadenada tras el pinchazo hipotecario es de alcance internacional-, y con ello aumentan los motivos por los que deben asegurarse las ventas en el extranjero. "Este escenario ha mostrado a las empresas la necesidad de cambiar su percepción del riesgo y, de hecho, hay una mayor demanda de seguro de crédito", señala al respecto Joaquín de la Herrán, director general de Cesce. Tanto es así, que esta compañía, participada mayoritariamente por el Estado y especializada en la cobertura de impagos, se ha visto ante el reto de "adecuar estrategias y diversificar los productos y servicios" que ofrece.

Según De la Herrán, ante situaciones como la que los mercados viven ahora, "la información y la capacidad de recobro son esenciales". "Las empresas no siempre conocen los riesgos a los que se enfrentan cuando deciden iniciar su actividad en el exterior, por lo que requieren instrumentos que las prevengan y les aporten un mejor conocimiento del destino al que se dirigen", subraya el director general de Cesce. Las firmas más vulnerables son, precisamente, aquéllas que inician su andadura en el proceso de internacionalización, para las que, además, resultan bastante caros los seguros de exportaciones que hay en el mercado. La constatación de ambas circunstancias llevó a Cesce y Extenda -la Agencia Andaluza de Promoción Exterior, dependiente de la Consejería de Economía de la Junta- a diseñar en 2005 una póliza a la medida de esas empresas.

Pensada para firmas con exportaciones inferiores a 600.000 euros, cubre hasta un 85% del riesgo comercial (insolvencia de hecho o de derecho, negativa expresa o tácita del importador a retirar la mercancía sin causa que lo justifique...), mientras que para el político o extraordinario (impagos derivados de un cambio repentino en la estabilidad política o jurídica de un país) garantiza prácticamente la totalidad del montante de la factura. Pedro Bisbal, director de Información y Comunicación de Extenda, apunta que ya son más de 100 las empresas que han suscrito la póliza: el 75% de ellas factura menos de 100.000 euros en los mercados internacionales, y la mitad de éstas no llega a los 20.000.

"El efecto de un impago en una compañía es mayor de lo que en un principio puede imaginarse, ya que no sólo es un beneficio perdido, sino que, además, implica la imposibilidad de cubrir los costes de producción de la mercancía o el servicio vendido", subraya Bisbal. En este sentido, destaca la importancia que tiene disponer de información; saber a quién se vende, la fiabilidad del cliente extranjero e, incluso, dónde puede haber importadores potenciales. "Y Cesce es especialista en información", subraya el responsable de Extenda, que incide en los acuerdos de colaboración que esa compañía mantiene con instituciones similares en todo el mundo, gracias a las tres décadas de experiencia que acumula.

La firma que dirige Joaquín de la Herrán tiene una filial especializada en el suministro de información comercial y financiera; estudia y clasifica cada uno de los clientes de la empresa a la que asegura; cuenta con datos actualizados sobre la situación económica y política de más de cien países y con diagnósticos de los riesgos que conlleva comercializar o invertir en ellos..., además de su labor tradicional de gestionar el cobro o la indemnización pertinente en caso de impago -ver texto superior con toda la documentación que ofrece-.

Este valor añadido que representa la información -junto con la deducción fiscal que conlleva la contratación de un seguro de crédito y la ventaja que ofrece a la hora de acceder a financiación bancaria- supone un importante soporte para el diseño de la estrategia de internacionalización de la empresa, así como para minimizar posibles riesgos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios