Makro factura 159 millones y cuenta con casi 165.000 clientes en Andalucía

  • l La multinacional de la distribución mayorista acaba de abrir un centro en Alcalá de Guadaíra

La multinacional de la distribución mayorista Makro, que este año cumple su 40 aniversario en España, reafirmó ayer su apuesta por Andalucía, región donde, junto con Madrid y Valencia, cuenta con más centros, seis en total. "Nuestra atención principal es el cliente de la hostelería, sobre todo en relación con el turismo", señala José María Cervera, director general de Makro en España, que continúa: "Andalucía es un campo de juego empresarial crucial, y no podemos dejar de estar presentes". El turismo, recuerda, representa el 10% del PIB y es una de las "fuentes principales de futuro" de la región.

Makro acaba de reforzar su presencia en la comunidad con la reciente apertura del centro de Alcalá de Guadaíra, y consolida cifras en la región: el año pasado facturó 159 millones de euros (en cinco centros) y cuenta a día de hoy con 584 empleados y 164.908 clientes registrados. Respecto a 2010 el volumen de negocio se ha mantenido estable, salvo en segmentos como la hostelería. Así, por ejemplo, el centro de Bormujos, que facturó 50 millones, creció un 7% en este sector, según confirmó el director del establecimiento, Ignacio Lozano. A nivel regional y nacional, esta actividad cubre ya el 60% de los clientes de Makro y ha sido, en buena parte, causante de que la multinacional -cuarta en volumen en su sector- haya ganado dos puntos de cuota de mercado en los últimos años, hasta el 22% en cash & carry.

La compañía celebró ayer en la Cámara de Comercio de Sevilla su 40 aniversario en España y aprovechó para organizar una mesa redonda en la que se analizaron las circunstancias del sector y el nuevo modelo de negocio de Makro. "Hemos cambiado completamente la estructura de organización: si antes el 70% lo dedicábamos a pensar en el producto y el 30% al cliente ahora le hemos dado la vuelta a la ecuación", afirma José María Cervera. El nuevo plan, iniciado en Bilbao en 2010 y exportado a todo el mundo, contempla desde gestores dedicados a atender las necesidades individuales de los clientes hasta una flota de vehículos isotérmicos que permiten entregar el pedido.

Así se atiende, también, el cambio de hábitos de los clientes: visitas más frecuentes y "ticket medio" más bajo. "Ahora se adapta mucho más a sus propias necesidades", afirma Ignacio Lozano. Por su lado, Alfredo González, director del Makro de Alcalá de Guadaíra, señala que en las primeras tres semanas ya se han acercado por el centro el 25% de los 7.500 empresas que tiene registradas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios