Los pilotos de Iberia amenazan con tomar medidas legales contra la compañía

  • Sepla asegura que la aerolínea está obligando a los pilotos a "vulnerar ciertas leyes de Aviación Civil".

El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) amenazó con tomar medidas legales contra la compañía Iberia por obligar a los pilotos, supuestamente, a "vulnerar ciertas leyes de Aviación Civil", y negó que estén realizando una huelga de celo que estaría provocando retrasos en los vuelos de la compañía aérea. La aerolínea podría estar exigiendo a los pilotos la vulneración de leyes relativas a equipajes, mercancías peligrosas o programación de vuelos. Además, según el Sepla, Iberia está obligando a los pilotos a volar más horas de las establecidas por ley. Por su parte, la aerolínea insistió en que los pilotos están haciendo una huelga de celo y anunció que investigará "caso por caso" los retrasos de sus vuelos para determinar si están justificados o no.

El Sepla aseguró que recibió una carta de Iberia en la que la compañía le pedía "responsabilidades económicas" por los retrasos y amenazaba con acudir a los juzgados. Asimismo, solicitaba al Sepla las actas de sus asambleas, "que los pilotos no están obligados a entregar". El sindicato reiteró que "no se ha acordado ninguna huelga de celo" y recordó a la compañía que los retrasos empezaron "el pasado mes de noviembre, por lo tanto antes de la ruptura de la negociación con Iberia para la renovación del convenio colectivo".

El sindicato de pilotos denuncia que la compañía no tiene "tripulaciones suficientes y hay un problema de organización interna". Según las estimaciones del Sepla, "debería haber en la compañía una plantilla de 2.000 pilotos y actualmente hay unos 1.700, por lo que existe "un déficit de 300 pilotos, que se debían haber contratado de cara a las fechas navideñas". Como consecuencia, la aerolínea está obligando a "vulnerar ciertas leyes de Aviación Civil", en lo relativo a la programación de vuelos y el número de horas que cada piloto realiza. Además, se detectaron incidencias en el transporte de equipajes y mercancías peligrosas.

Sin embargo, la compañía continuó insistiendo en la anormalidad de los retrasos que se está produciendo últimamente en los vuelos, ya que por ejemplo este sábado tuvieron que ser cancelados un total de 16 vuelos, principalmente domésticos y europeos. Además, la práctica totalidad de enlaces tuvieron que ser retrasados. En consecuencia, Iberia investigará "caso por caso" los retrasos para determinar si están justificados o no. "La compañía lleva todo el año con una puntualidad altísima y es raro que de un día para otro las cosas cambien. Por eso se está examinando cada vuelo", denuncian desde la aerolínea. Mientras tanto, la compañía asegura que están ofreciendo a los clientes todas las alternativas posibles para que "por lo menos los pasajeros puedan viajar". 

Por otro lado, Iberia recalcó que según la ley de la Aviación Civil provocar retrasos no justificados por tiempo superior a cuatro horas o la suspensión no justificada de la prestación de los servicios son "infracciones graves". Por ello, se investigarán todos los casos que puedan incurrir en una falta a la ley, como el de un piloto en Oviedo que llamó al mecánico porque su asiento "no estaba a la altura correspondiente" y provocó el retraso del vuelo, según la compañía. 

No obstante, con el objetivo de solucionar estas desavenencias, la dirección de Iberia y la sección sindical del Sepla en la compañía se sentarán de nuevo a la mesa el próximo jueves, 17 de diciembre, para negociar el convenio colectivo, bloqueado desde el pasado mes de diciembre, por cuestiones disciplinarias.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios