El Gobierno entendería el "divorcio amistoso" entre Acciona y Enel en Endesa

  • Sebastián descarta el veto del Ejecutivo a una hipotética fusión Iberdrola-Gas Natural, sobre la que crecen las especulaciones

Comentarios 1

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, aseguró ayer que si Enel y Acciona "no se entienden" en la gestión de Endesa, la eléctrica en la que ambas ejercen como accionistas mayoritarios, sería preferible que optaran por un "divorcio amistoso" que acabe con su relación. "Si dos compañías no se entienden, hay que favorecer el divorcio amistoso. No entiendo un divorcio amistoso en el que uno echa al otro de la casa", afirmó.

Sebastián se refería de esa forma a una noticia publicada en Il Corriere della Sera según la cual la italiana Enel buscaría un acuerdo con la compañía que preside José Manuel Entrecanales para comprarle su participación del 25% en Endesa y resolver de esa forma las diferencias entre los socios. Para Sebastián, el término "divorcio amistoso" utilizado por el diario italiano resulta "interesante".

Pese a todo, no dudó en calificar de "calumnia" que la operación de compra de la eléctrica española por parte de Enel y Acciona fuera "impulsada" por el Gobierno y que el artífice de la misma fuera él mismo. "Este Gobierno no ha montado nunca una operación empresarial", sino que "se enteró cuando ya estaba hecha", añadió. El ministro señaló que el Ejecutivo desea que haya "empresas energéticas potentes españolas", pero insistió en que se limitará a "preferir y no interferir". La existencia de grandes grupos energéticos, consideró, es la "respuesta lógica de un continente unido" frente al "monopolio de oferta" de los países productores de petróleo y gas.

También relacionado con el sector energético, Sebastián adelantó además que el Ejecutivo ni prohibirá ni intervendrá en una hipotética fusión entre Gas Natural y la eléctrica. "El Gobierno nunca ha prohibido una operación empresarial", aseveró antes de arremeter contra el anterior Ejecutivo del Partido Popular y recordar que éste sí "prohibió siete operaciones". "Intervenir para mí quiere decir prohibir, y no intervendremos", aseguró.

Al ser preguntado acerca de si esta fusión tiene sentido, Sebastián se limitó a recordar que "los expertos" ven en ella "sinergias y complementariedades", y que "podría crear un gran grupo". "Leo con atención a los que piensan que es una gran operación", advirtió. Por otro lado, dijo desconocer que el Gobierno francés haya pedido al español permiso para que EDF invierta en Iberdrola. "Desde luego no he asistido a una petición semejante ni conozco que exista" algo parecido, aseguró antes de insistir en la importancia de la nueva interconexión eléctrica entre España y Francia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios