El G-8 intuye que bajo el alza del crudo hay movimientos especulativos

  • EEUU disiente y sólo achaca la escalada del petróleo al incremento de la demanda

El G-8 alertó ayer en Osaka, donde concluyó una reunión de dos días, sobre "los vientos en contra" que amenazan al ya lento crecimiento económico mundial, lastrado por los elevados precios del petróleo y de los alimentos. Bajo ese prisma, los ministros de Finanzas de las siete grandes potencias económicas (EEUU, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá, Alemania y Japón) y Rusia analizaron con especial interés la incidencia de los movimientos especulativos en la escalada de petróleo, que ha duplicado su precio en un año.

Detrás de ese incremento están "el aumento de la demanda mundial y la escasa oferta", además de elementos como "las preocupaciones geopolíticas y factores financieros", en una clara referencia a los movimientos especulativos.

Aunque no hubo acuerdo al respecto porque EEUU rechaza esa crítica (países de la OPEP acusan directamente a empresas y grupos norteamericanos de influir en el precio del barril de crudo), el G-8 ha encargado al FMI un estudio sobre el impacto de la especulación en la cotización del petróleo. El ministro italiano de Finanzas, Giulio Tremonti, fue claro ayer al señalar a los movimientos poco claros en los mercados como uno de los factores que han llevado al crudo hasta los 140 dólares el barril.

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, cree que hay razones "de economía real" detrás de esos fuertes incrementos de los precios de las materias primas, si bien admitió también que ello "no es suficiente para explicar" un aumento tan fuerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios