Fracasan las negociaciones de la Ronda de Doha para liberalizar el comercio mundial

  • La prepresentante de Comercio de Estados Unidos, Susan Schwab, reconoce que las principales potencias comerciales no han sabido entenderse.

Las negociaciones para salvar la Ronda de Doha, un proceso destinado a liberalizar más el comercio mundial, han fracasado, reconoció este martes la representante de Comercio de Estados Unidos, Susan Schwab.

Las principales potencias comerciales (Australia, Brasil, China, Estados Unidos, India, Japón y la Unión Europea) no llegaron a un acuerdo sobre cómo y cuánto abrir sus mercados agrícolas e industriales, en cuánto los países ricos debían bajar sus subsidios y qué tipo de protección debía permitirse a los países pobres.

Fuentes europeas confirmaron que la reunión terminó con un fracaso porque los negociadores no pudieron conciliar sus posiciones en nueve días de negociación.

Ministros de una treintena de países intentaban desde el pasado día 21 en Ginebra alcanzar un entendimiento y, al mismo tiempo, defender sus intereses específicos, lo que finalmente fue imposible de lograr ante la diversidad y amplitud de los reclamos de cada uno.

El final de la negociación estuvo precedido por acusaciones mutuas entre Estados Unidos, por un lado, y China e India, por otro.

Schwab dijo a los periodistas que en todos estos días hubo claros momentos de aproximación entre los siete grandes países negociadores, particularmente cuando el director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Pascal Lamy, presentó una propuesta que se discutió en los últimos días.

"Estábamos tan cerca de poder realizar esto (la Ronda de Doha) y sin embargo con la complejidad, con..", decía Schwab cuando se le entrecortó la voz y cortó su frase.

Luego continuó diciendo: "Es muy desafortunado que el proyecto del viernes (de Lamy) que negociamos no se vaya a hacer realidad".

Cada uno de los países participantes aseguró que había concedido mucho en este proceso y, bajo este supuesto, reclamaba contrapartidas significativas de sus socios, lo que fue alejando cada vez más sus posiciones.

Aunque fue la cuestión de la apertura de mercados industriales la que había hecho temer hizo temer en los últimos días el colapso de estas negociaciones, fue la agricultura la que condujo a la crisis final.

Antes de volver a la zona de acceso restringido donde se celebraban las reuniones, Schwab dijo que "no es el momento para decir que la Ronda está colapsando, los compromisos se mantienen sobre la mesa y esperamos respuestas recíprocas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios