El FMI adelanta que volverá a revisar a la baja sus previsiones en enero

  • El director gerente del Fondo Monetario Internacional sitúa la salida de la crisis a finales de 2009 o incluso en el año 2010.

Comentarios 1

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, avanzó hoy que las próximas previsiones de crecimiento de la economía mundial que hará públicas este organismo en enero serán aún "peores" que las actuales, que prevén una caída del 1 por ciento del PIB en España.

Durante su participación en la conferencia "España en el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial: Cincuenta años de relación", Strauss-Kahn insistió en que las perspectivas globales siguen "deteriorándose", lo que indica que 2009 va a ser un año "muy difícil".

El director gerente del FMI señaló además que no está convencido de que las políticas que se están implantando para encarar la crisis sirvan para impulsar el crecimiento y mostró su preocupación porque la reacción internacional está siendo "pequeña, mal inspirada en cuanto a su diseño y dudosa en cuanto a su implantación".

"Las alertas tempranas están muy bien, pero de nada sirven si los gobiernos no las escuchan, porque cuando llegan avisos como las previsiones (del FMI) a veces se ponen en duda", añadió.

En este sentido, consideró necesario institucionalizar las reuniones del G-20 para poder llevar a la práctica los acuerdos que salgan de esos encuentros, aunque se preguntó si el número de miembros es el adecuado, dado que "grandes países" como España no están presentes.

Asimismo, explicó que si el G-20 quiere desarrollar un papel importante deberá tener más en cuenta a organismos multilaterales como el FMI, por las ventajas de su afiliación universal (166 miembros que representan el 80 por ciento del PIB mundial).

A su juicio, la responsabilidad de la comunidad internacional no está sólo en reformar técnicamente el sistema financiero, sino en "demostrar al hombre de la calle que la economía de mercado tiene un rostro ético", teniendo como centro de actuación "la humanidad y la transparencia, más que la opacidad y la codicia".

De no llevar a cabo este cambio de valores se pueden producir disturbios sociales, advirtió.

A pesar de todo, Strauss-Kahn dijo que "sería injusto" no reconocer que se han dado pasos importantes para resolver la crisis mundial, aunque subrayó que aún queda mucho por hacer si se quiere evitar que la crisis se prolongue más allá de 2009.

Para lograr este objetivo, afirmó que se necesitan políticas activas encaminadas a abrir los flujos de crédito para restaurar la confianza en los mercados, contrarrestar la caída de la demanda privada con estímulos fiscales y apoyar la liquidez de países emergentes.

Con respecto a la restauración de la confianza, se mostró partidario de una intervención estatal "clara" en los mercados, al tiempo que abogó por recapitalizar a las entidades financieras más allá de la eliminación de los activos considerados tóxicos para sus balances.

En referencia a los incentivos fiscales, reconoció que no todos los países tienen la misma capacidad para abordar este tipo de políticas, si bien consideró adecuado que su impacto alcance de media el 2 por ciento del PIB nacional.

Para multiplicar el efecto de los estímulos fiscales consideró que éstos deberían aplicarse sobre todo al sector financiero, a la vivienda y a los hogares de ingresos más bajos, con medidas como la rebaja del impuesto sobre la renta o el recorte de las tasas impositivas a las empresas.

Por otra parte, el director gerente del FMI señaló la importancia de ampliar las ayudas financieras a los países emergentes y de rentas más bajas, lo que implicaría inyectar más liquidez al sistema si la crisis empeora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios