Expertos advierten sobre el riesgo de impagos tras el verano

  • Directivos del Banco Sabadell aseguran que la Administración es ya el primer moroso del país y anuncian que hay entidades financieras que prevén ir a los tribunales

Comentarios 2

La crisis económica, ya reconocida hasta por el propio presidente del Gobierno, está dando fuertes coletazos a las pequeñas y medianas empresas, pero aún pueden ser más contundentes después del verano. El repunte de la morosidad está a la orden del día y las administraciones están cobrando un protagonismo indeseado en los impagos. Éste es, al menos, el análisis que realizó en Málaga el director de factoring del Banco Sabadell, Javier García González de Villaumbrosía, en el transcurso de la jornada técnica Nuevas soluciones financieras para la empresa organizada por el Grupo Joly -editor de este diario- y patrocinada por esta entidad financiera.

García señaló que "las administraciones se están convirtiendo en el primer moroso de España por la demora de los plazos de pago, ya que hay instituciones que están pagando hasta con 500 días de retraso, cuando la ley marca un máximo de 90 días para estos organismos públicos". El directivo reiteró que "estamos teniendo muchos problemas con ellas porque, principalmente las locales, están recibiendo menos ingresos", y aventuró que "el problema más fuerte estará a la vuelta del verano", por lo que "será necesario tomar medidas". García señala que ya hay entidades que se están planteando emprender acciones judiciales contra ellas para poder cobrar.

Según García, "hay muchas empresas que no pueden aguantar tanto tiempo sin cobrar para poder sobrevivir". En estos casos, entidades como el Sabadell están ofreciendo productos como el factoring. Hay numerosas opciones, pero, en líneas generales, consiste en que la empresa contrata con una entidad su gestión de cobros y cede al banco sus ventas a crédito, previo pago de una comisión, y éste le abona la cantidad debida, por lo que la compañía recibe el dinero y se despreocupa de posibles impagos. Posteriormente la entidad financiera es la que se encarga de cobrar la deuda. García afirmó que "el factoring puede ser la llave para abrir muchas puertas tanto en el mercado nacional como internacional ahora que estamos en crisis". En principio, cuando el banco acepta una operación de este tipo es porque ha realizado estudios previos que garantizan que va a cobrar cuando llegue la fecha del vencimiento. La ley de morosidad permite el pago de interés del Euríbor más un 7% en caso de impago, "una cantidad que las Administraciones sí suelen pagar y que con las empresas privadas se suele negociar", agregó.

Otra opción financiera que gana peso en España para aliviar a las pymes es el confirming. Es lo mismo que el factoring, pero al revés: el deudor se pone en manos del banco para que éste pague las letras a sus proveedores. A estos últimos les viene bien porque se aseguran el cobro y, además, la entidad financiera les ofrece la posibilidad de recibir el dinero antes incluso de la fecha del vencimiento. Al deudor también le favorece porque externaliza su departamento de cobros y pagos y puede controlar la tesorería organizando temporalmente esos pagos. Para rizar el rizo está el forfaiting, parecido al factoring pero con deudas a largo plazo.

Todas estas medidas financieras dan aire a las empresas en momentos de dificultad. "La situación de mercado actual hace imprescindible la optimización financiera de las pymes para que éstas puedan ser más competitivas", destacó Juan Krauel, director regional de banca comercial del Sabadell. Este directivo recordó que las pymes "suelen tener un 60% de recursos ajenos y dentro de éstos el 70% son a corto plazo", por lo que apuntó que las empresas deben "afianzar sus recursos humanos, definir claramente a qué mercados quiere dirigirse y estudiar sus recursos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios