España cerrará el año sumida en la recesión

  • Solbes admite ante la entrada en recesión que con los datos que se están manejando "la conclusión es obvia".

Comentarios 6

Con el fin del año 2008, el Banco de España se adelantó a advertir que la actividad de la economía española ha seguido registrando un deterioro en el cuarto trimestre del año. Unido al tercer trimestre en el que ya se registró un retroceso de dos décimas en el PIB, un previsible nuevo crecimiento negativo entre octubre y diciembre pondría a España técnicamente en recesión. Al respecto, el vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, admite, tras oír al organismo emisor, que con los datos que se están manejando "la conclusión es obvia".

El Banco de España advirtió de que la economía española continuó deteriorándose en el cuarto trimestre del año, después de la "muy acusada desaceleración" que experimentó el PIB en el tercer trimestre, con un descenso intertrimestral del 0,2%, frente al avance del 0,1% del segundo trimestre, y una caída interanual de nueve décimas, hasta el 0,9%. Si esto sucede y finalmente el crecimiento del cuarto trimestre es peor que el del tercero, la economía española entraría en recesión en 2008, tras registrar dos trimestres seguidos de crecimiento negativo y como ya ha ocurrido en otros países como Alemania o Reino Unido.

En su boletín económico de diciembre (pdf), la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez afirmó que el retroceso de la inversión en bienes de equipo se ha "intensificado" en la última parte del año por la debilidad de la demanda, y todo ello "en un contexto en el que la evolución de las condiciones de financiación está contribuyendo a desalentar los procesos de gasto empresarial".

Asimismo, el Banco de España asegura que los indicadores referidos a la inversión en construcción mostraron una "contracción adicional" de la actividad, sobre todo en el empleo, mientras que los indicadores del turismo receptor se caracterizaron en noviembre por su "evolución desfavorable". El Banco emisor refleja también el retroceso de las exportaciones de bienes en octubre y el "acusado descenso" de las importaciones en el mismo mes, que llevaron a una "intensa corrección  del déficit comercial como consecuencia de la "sustancial mejora" del déficit no energético.

Sin embargo, el Banco de España considera que, pese a la debilidad de la demanda internacional, la aportación de la demanda exterior al crecimiento del PIB en España registrará una "notable mejoría" en este ejercicio.

Por otro lado, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez asegura también que los últimos indicadores del mercado de trabajo reflejan una intensificación del deterioro que ha sufrido en los últimos meses, debido al retroceso de las afiliaciones y al incremento del paro registrado en el mes de noviembre.

Respecto al déficit del Estado, el Banco de España destaca la nueva cifra registrada hasta el mes de noviembre y asegura que las cifras que se han registrado a lo largo de 2008 apuntan a un cierre del año con un déficit "notablemente más elevado" que el presentado en los Presupuestos de 2009.

En cuanto a los precios, el Banco de España se hace eco de el último descenso del IPC hasta el 2,4% en tasa interanual, así como de la reducción del IPC armonizado y la rebaja del diferencial de precios hasta 0,3 puntos, el valor más bajo desde el inicio de la Unión Económica y Monetaria. Asimismo, se refiere al recorte de los precios industriales y al aumento de los precios de las exportaciones en los últimos meses del año. 

En el ámbito financiero, la institución asegura que durante noviembre y la parte transcurrida de diciembre, la evolución de los mercados financieros nacionales e internacionales continuó estando condicionada por la preocupación por el crecimiento económico y el desarrollo del episodio de crisis que se vive en estos momentos.

"La conclusion es obvia", dice Solbes

En la rueda de prensa para explicar la propuesta de nuevo modelo de financiación autonómica, Pedro Solbes fue preguntado por las previsiones del Banco de España y si éstas podían abocar a la recesión, y declaró: "coinciden con el sentimiento que todos tenemos con las últimas cifras, que el cuarto trimestre puede ser un trimestre también de crecimiento negativo, y siendo así, la conclusión es obvia".

Solbes hizo balance del año que acaba y afirmó que 2008 "ha sido un año complicado y difícil", en parte por las "dificultades" derivadas de la crisis a escala internacional en el ámbito financiero, que, con todo, "se han ido corrigiendo en términos de tipos de interés, aunque no en términos de disponibilidad de recursos". Asimismo, el vicepresidente económico del Gobierno destacó la "clara mejora" de los niveles de inflación, hasta la tasa del 2,4% en noviembre.

Por todo ello, Solbes definió 2008 como "un año de transición" en el que "la principal preocupación del Gobierno ha sido mantener la actividad económica por el impacto que tiene en términos de empleo". Así, recordó los "importantes esfuerzos" realizados por el Gobierno en forma de medidas en favor de las familias y el sistema financiero, y aseguró que "están teniendo cierto impacto" a la vista de la evolución de la economía española, pese al impacto de la crisis inmobiliaria. "Tenemos que hacer los mismos esfuerzos para que 2009 se lo mejor posible dentro de que será un año difícil", apostilló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios