EEUU sufre el mayor colapso de un banco por la crisis de las 'subprime'

  • El Gobierno toma el control de Indymac, una de las principales entidades hipotecarias, tras detectar un agujero de hasta 5.000 millones · Es el tercer fracaso financiero más importante de la historia del país

Comentarios 6

El espantajo de la crisis desatada hace un año por las hipotecas basura (subprime, en inglés) en Estados Unidos, y luego contagiada al resto del mundo, está lejos de desaparecer. Indymac, banco californiano especializado precisamente en conceder hipotecas sin ser demasiado exigente con la capacidad de sus clientes para pagarlas, fue intervenido en la madrugada de ayer sábado (hora española) por el Gobierno de Estados Unidos para evitar que se viera abocado a la quiebra.

El agujero que tendrá que cubrir la Corporación Federal de Seguros de Depósitos oscila entre los 2.500 y los 5.000 millones de euros (de 4.000 a 8.000 millones de dólares). Este organismo acumula un volumen total de fondos de 33.500 millones de euros, por lo que la toma de control de Indymac se comerá hasta un 15% de esas reservas. La entidad reabrirá sus puertas mañana lunes bajo control público y el Gobierno buscará ahora un comprador.

Esta operación de rescate se produjo el mismo día en el que el Gobierno de George W. Bush desmintió que tuviera planes para nacionalizar los también bancos hipotecarios semipúblicos Fannie Mae y Freddie Mac, que acumulan pérdidas de 7.000 millones de euros en los últimos nueve meses. Ambos bancos controlan la mitad de toda la deuda hipotecaria de EEUU.

Indymac, que opera desde 1997, ha sido uno de los bancos que ha alimentado el fuerte desarrollo del negocio hipotecario en EEUU, auge plagado de excesos que estallaron en agosto de 2007. Sus activos totales están cifrados en 20.250 millones de euros, lo que supone que su tamaño es, por ejemplo, algo mayor que el de CajaSur, cuyos activos a cierre de 2007 eran de 18.217 millones.

El banco inició su andadura ese año tras desgajarse de Countrywide, el que fuera primer banco hipotecario del país y que, tras el huracán subprime, se vendió a precio de saldo a Bank of America el pasado enero. Indymac, su antigua filial ha acabado sufriendo el mismo problema, aunque su rescatador haya sido público y no un comprador privado.

La magnitud de la caída de In-dymac para EEUU queda patente con dos datos. Se trata, primero, del mayor fracaso de una entidad financiera desde que estalló la crisis subprime, y el mayor igualmente en los últimos 24 años. Además, es el tercer colapso financiero más grande de toda la historia bancaria del país, tras los casos de Continental Illinois National Bank (1984) y de American Savings & Loan Association of Stockton (1988).

Según el diario Los Ángeles Times, el banco sufrió en las cuentas de 2007 el efecto de las subprime y registró pérdidas de 390 millones de euros en el ejercicio -frente a las ganancias de 216 millones de 2006-. En el primer trimestre de este año, los números rojos fueron de 116 millones y el banco declaró que el 8,8% de sus créditos eran de dudosos cobro. El precio de sus acciones se ha derrumbado desde los algo menos de 7 dólares de enero a los 28 céntimos de dólar del viernes.

Charles Schumer, senador demócrata por Nueva York, le dio la puntilla a la delicada situación del banco cuando afirmó a finales del pasado mes de junio que dudaba de la capacidad de Indymac para poder afrontar la crisis del mercado residencial, que ha afectado a otras muchas entidades (ver texto adjunto). Tras estas declaraciones, los clientes del banco retiraron 822 millones de euros en once días, hasta el pasado miércoles, por lo que la caída del banco era algo esperado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios