Corbacho cree que la UE "retrocede" con la ampliación de la jornada laboral

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró hoy que Europa "retrocede en la agenda social" con el probable acuerdo que hoy alcanzarán los Estados miembros para consagrar de manera indefinida la ampliación de la jornada laboral por encima de las actuales 48 horas semanales.

Los ministros de los Veintisiete tratarán de llegar a un compromiso para sacar adelante la directiva de Tiempo de Trabajo, bloqueada durante años por las posturas enfrentadas de dos grupos de países: los partidarios de eliminar las excepciones que permiten rebasar el máximo de horas (España entre ellos) y los que quieren establecer una jornada más extensa.

Perdido el apoyo de Italia, Eslovenia y Portugal en los últimos meses, España ha quedado en minoría, pero "difícilmente" cambiará su postura, según aseguró Corbacho a su llegada a la reunión que los ministros celebran en Luxemburgo.

"España tiene una posición contraria a la propuesta de esta directiva", recalcó el ministro, que confió en que el texto pueda ser modificado durante la segunda lectura a la que será sometido en el Parlamento Europeo.

En su opinión, hoy habrá "discursos contradictorios", pues los países que den su apoyo a las nuevas normas van a asegurar que "es un gran avance de la Europa social", señaló.

"Yo creo que hoy Europa retrocede en la agenda social", subrayó.

La directiva de Tiempo de Trabajo que tienen previsto acordar los ministros consagra de forma definitiva la cláusula del "opt out" -introducida en su día a petición del Reino Unido como medida temporal- que permite superar la jornada laboral máxima en caso de acuerdo entre el trabajador y el empresario.

La UE tiene prisa por aprobar la reforma, dado que en la actualidad muchos Estados miembros incumplen las disposiciones de la normativa, en particular en el sector sanitario.

El Tribunal de Justicia de la UE ha reiterado en distintas sentencias que los periodos inactivos de las guardias deben ser considerados tiempo de trabajo, frente a la posición de la mayoría de países que lo rechaza por el coste que la medida implicaría para los sistemas públicos de Sanidad.

Uno de los principales objetivos de la reforma de la legislación sobre Tiempo de Trabajo es resolver esa cuestión.

Sobre este punto ya existe acuerdo en el Consejo, motivo por el que ya no se debate en las reuniones de ministros, aunque no se podrá hacer efectivo hasta la aprobación final de la Directiva, que aún debe pasar por la Eurocámara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios