Caballero ficha a Aránguez como presidente ejecutivo

  • Luis Caballero deja la Presidencia del grupo después de 34 años y cede el testigo al ex presidente de la cordobesa Covap

El consejo de administración de la bodega Luis Caballero ha aprobado el nombramiento de Tomás Aránguez, ex presidente de Covap, como nuevo presidente ejecutivo de la sociedad. Luis Caballero Florido, que ocupaba este cargo desde hace 34 años, será desde ahora presidente de honor.

A sus 74 años, Luis Caballero lidera el relevo en la familia Caballero después de 40 años en la compañía, profesionalizando los cargos ejecutivos y manteniendo a la familia en el consejo de administración. Asumió la presidencia en el año 1974 y fue el impulsor del Ponche Caballero como política competitiva en el mercado de licores y espirituosos, llegando a ocupar el liderazgo absoluto de la marca Ponche Caballero en España. La adquisición de Destilerías de Cazalla añadió la marca de anís Miura al portfolio de licores de la compañía.

La expansión de Caballero en el sector de vinos en las últimas dos décadas arranca con la compra de Lustau en Jerez e importantes inversiones en otras denominaciones de origen, entre las que destacan Bodegas Viña Herminia, en Rioja; Marqués de Irún, en Rueda; y una distribuidora internacional en Burdeos, denominada Europvin, que exporta vinos del grupo a 40 países. La adquisición de Golden State Wine, en California, y la reciente compra de cuatro de las marcas de vinos de Domecq, cierran un ciclo de una dedicación clara y determinante en el sector de crianza y exportación de vinos de España.

El nombramiento de Tomás Aránguez, que presidió Covap 14 años hasta el pasado mes de abril, se concibe desde el grupo como una apertura a otros campos y actividades de negocio. No en vano, Aránguez ha sido el impulsor y autor de una de las marcas de alimentación más conocidas de nuestro país. El directivo de origen toledano ha estado muy vinculada al Ministerio de Agricultura y, en el terreno de los negocios, ha diversificado las actividades de Covap hacia diversas áreas de alimentación, integrando un complejo de 15.000 asociados, 560 trabajadores y 270 millones en ingresos en 2007.

La personalidad y prestigio de Tomás Aránguez como presidente ejecutivo independiente en un consejo familiar afianzará la trayectoria empresarial de la compañía gaditana, inmersa ya en la sexta generación familiar.

Este relevo se produce en un momento de buena salud de Caballero, como se dio a conocer en la junta general de accionistas del pasado fin de semana. Las ventas del grupo se incrementaron en 2007 en un 7%, alcanzando los 66 millones, mientras que sus beneficios netos protagonizaron un alza del 33%, lo que sitúa al grupo entre los más dinámicos y solventes del sector del vino y espirituosas de España. Caballero vende más de 15 millones de botellas de vinos y bebidas espirituosas en más de 40 mercados de todo el planeta y emplea a 189 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios