Banesto obtiene 449,5 millones hasta junio, un 15% más, pese al "difícil" entorno

  • La morosidad se situó en el 0,79 por ciento, una cifra que aunque es 10 puntos básicos mejor que la del conjunto del sector, ha subido con respecto al 0,42 por ciento del primer semestre de 2007.

Banesto obtuvo un beneficio neto en el primer semestre del año de 449,5 millones de euros, un 15,1 por ciento superior respecto al primer semestre de 2007, a pesar del entorno "difícil" que ralentiza cada vez más el ritmo de crecimiento del crédito.

Según los datos enviados por la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la morosidad se situó en el 0,79 por ciento, una cifra que aunque es 10 puntos básicos mejor que la del conjunto del sector, ha subido con respecto al 0,42 por ciento del primer semestre de 2007.

La mejora de los resultados, superiores a los previstos por los analistas, fue posible gracias al incremento del 10,1 por ciento de la inversión crediticia, hasta 78.589 millones de euros, que no obstante empieza a mostrar signos de desaceleración por la menor demanda y la mayor prudencia en los riesgos.

Así, el crédito con garantía real, que incluye hipotecas, aumentó sólo el 5,3 por ciento, a un ritmo muy inferior respecto al aumento del 26,2 por ciento del primer semestre de 2007.

El incremento del 8,1 por ciento de los recursos de clientes, que alcanzaron los 66.097 millones de euros, centrados en la captación de depósitos, fue otra de las razones que explicaron estos resultados "positivos".

En cuanto a los principales márgenes del negocio, el de intermediación creció el 14,4%, hasta los 805,8 millones, debido al buen ritmo del negocio en pymes y empresas.

La entidad obtuvo en el primer semestre unos ingresos de 339,2 millones de euros en concepto de comisiones y seguros, el 1,9 por ciento más, impulsadas por las comisiones cobradas por servicios, que crecieron el 11,4%, y por el crecimiento del 16,2% de la actividad aseguradora.

No obstante, los ingresos por fondos de inversión y pensiones cayeron el 20,8% como consecuencia, según el banco, de una política comercial más orientada hacia la captación de depósitos de balance.

Además, los resultados por las operaciones financieras realizadas por la entidad aumentaron el 9,5%, impulsados por la distribución de tesorería a clientes, que creció el 9,2%, lo que condujo a un margen ordinario de 1.222 millones de euros, el 10,3 por ciento más que un año antes.

Si se descuentan los gastos de explotación de la entidad en estos seis primeros meses del año, que ascendieron a 424,2 millones de euros, el 4,8% más que un año antes, el margen de explotación -el que mejor refleja la actividad puramente bancaria- se situó en 726,9 millones de euros, el 13,9% más.

En un entorno de desaceleración, destaca la entidad, la disciplina de costes es un elemento "clave" para la gestión.

Así, la combinación de ingresos y de gastos "sensiblemente inferiores" produjo una mejora del ratio de eficiencia (porcentaje de ingresos que consumen los gastos), que al finalizar junio se situaba en el 39,5%, frente al 42,6% registrado un año antes.

En cuanto a las dotaciones netas para cubrir posibles insolvencias, en la primera mitad del año ascendieron a 130,2 millones de euros tras crecer el 20,5%, si bien el banco insiste en que tanto su tasa de morosidad como sus coberturas son mejores que las del sector.

La entidad subraya que sus "cómodos" niveles de solvencia, provisiones y liquidez, unido a la prioridad por la calidad y la gestión de riesgos, eficiencia y rentabilidad, "refuerzan" su posición competitiva.

Con todos estos datos, el beneficio antes de impuestos generado por la entidad ascendió a 615,1 millones de euros, el 11,8% más que el obtenido un año antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios