córdoba cf

La zaga queda atada

  • El Córdoba mantiene la confianza en la pareja de centrales del pasado curso· El capitán Alessandro Pierini seguirá vistiendo un año más de blanquiverde y Pablo Ruiz continuará en calidad de cedido

Comentarios 6

El defensa Alessandro Pierini cerró en el día de ayer su renovación con el Córdoba por una temporada más, dado su buen rendimiento en el centro de la defensa, demarcación en la que se ha erigido como pilar indispensable tanto para Paco Jémez, en primera instancia, como para José González, posteriormente, durante todo el curso 2007-2008. Su pareja de baile, el sevillano Pablo Ruiz, también alcanzó un acuerdo para continuar un año más en calidad de cedido por el Sevilla.

El director deportivo, Emilio Vega, lo adelantaba en las dependencias de El Arcángel. "Lo de Pablo está muy cerca y con lo de Pierini, en teoría, tampoco tiene que haber problema", aseguraba el leonés.

La continuidad del italiano en el seno del Córdoba había estado en suspenso en las últimas semanas. Hasta ayer. El capitán blanquiverde podrá presumir de serlo una temporada más, la de la reválida de la escuadra cordobesista en Segunda División.

El acuerdo satisface a ambas partes y cierra un capítulo en la sosegada actualidad blanquiverde. A pesar de contar con alguna otra opción, Pierini ya había manifestado en reiteradas ocasiones su intención de culminar su carrera deportiva en El Arcángel.

El representante del central llegó a un acuerdo con Emilio Vega para cumplimentar un ciclo que alcanza su cuarto año en el club, tras su desembarco en 2005. Desde entonces, el defensa internacional transalpino se ha destapado como el dueño no sólo de la defensa, sino también del vestuario, en el que ha vivido la amargura del descenso, la apoteosis del ascenso, el calor de una ciudad y el suspense de una salvación en el último suspiro. Demasiados sentimientos para romperlos ahora.

El otro baluarte en la retaguardia del Córdoba, Pablo Ruiz, acompañará al italiano una temporada más, tras sellar una nueva cesión. El zaguero no ha podido encontrar acomodo en la plantilla sevillista, que ya ha echado a rodar, puesto que Manolo Jiménez no contaba con sus servicios, dado el overbooking de efectivos que los hispalenses poseen en su puesto.

El futbolista ha esperado hasta el último segundo una oferta de Primera División, pero al no llegar ésta se ha decantado por la opción cordobesista, esperanzado en gozar de la misma confianza del técnico. No en vano, Ruiz disputó un total de 2.748 minutos, repartidos en 34 encuentros. En el plano negativo, el sevillano fue el jugador más expulsado, con tres tarjetas rojas, y vio 17 amarillas, datos que no han frenado su renovación.

Con Aurelio en vías de recuperación urgente y Pierini y Pablo Ruiz renovados, la dirección deportiva está centrada ahora en la adquisición de un cuarto central para cerrar el eje de la retaguardia, pues el club comunicó a Antonio la pasada semana que no contaba con él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios