El vigente campeón se prepara sin sonrisas

Bajo la lluvia, Grecia se prepara para la Eurocopa sin prestar atención a los comentarios externos y al pesimismo que llega desde la capital griega, Atenas. Lo hace con seriedad, sin sonrisas, como cualquier otra de las selecciones que pelean por lograr el título de campeón de Europa.

El hecho de ser campeones no ha minado lo más mínimo las ansias de ganar de los helenos, que se preparan en la localidad austriaca de Seekirchen, cerca de Salzburgo. Están motivados por demostrar que el título de Portugal 2004 no fue una casualidad, como apuntan todos los que les recuerdan que no fueron capaces de estar en el Mundial de Alemania 2006.

Grecia ya fue capaz de liderar su grupo de clasificación camino de Austria y Suiza. Sumó 31 puntos, más que ningún otro equipo del continente.

Y nadie dentro del equipo discute al hosco y excéntrico técnico que los instaló en el Olimpo del fútbol, el alemán de 69 años Otto Rehhagel.

"Llevamos trabajando con este técnico desde 2001", dijo el veterano defensa Traianos Dellas, uno de los jefes del equipo y prolongación de Rehhagel en la cancha. "Los últimos siete años ha estado haciendo las cosas de la misma manera. Comenzó haciéndolas de una manera, continuó así y siempre hará lo mismo", dijo sobre la coherencia del alemán.

"Todos fuertes atrás, un jugador molestando al director de juego rival y arriba en algún momento llegará un gol", grafica la prensa helena.

Dellas disfruta del orden defensivo implantado por Rehhagel, que tantos éxitos le ha dado y con el que se presentará otra vez en el debut de la Eurocopa de Austria y Suiza el día 10 ante Suecia.

En siete de los 12 partidos de clasificación, Grecia mantuvo su puerta a cero. "Somos fuertes físicamente, pero no jugamos sucio", dijo el delantero del Celtic Glasgow Georgios Samaras. A pesar de que el sistema Rehhagel es anticuado, los títulos le avalan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios