fútbol liga santander

La tensa espera de Morata

  • El delantero madridista continúa aún en la disciplina blanca y no se termina de concretar su salida

  • Tras fracasar el intento del Manchester United, el Milan aparece como posible destino

Sergio Ramos, junto a Bale, durante el entrenamiento del Real Madrid. Sergio Ramos, junto a Bale, durante el entrenamiento del Real Madrid.

Sergio Ramos, junto a Bale, durante el entrenamiento del Real Madrid. / SAALIK KHAN / efe

Pasan los días y el delantero internacional Álvaro Morata sigue en el Real Madrid a la espera de conocer dónde está su futuro tras fracasar su intento de jugar en el Manchester United y mientras crece la opción de irse al Milan.

Morata no tuvo la suerte de su compañero James Rodríguez, quien encontró destino en el Bayern Múnich antes de comenzar la gira del Real Madrid por Estados Unidos. El delantero tomó el vuelo que probablemente nunca quiso y en la costa del Pacífico espera noticias de su destino.

El 'nueve' quiere ser importante en un club donde juegue para serlo también en la selección

El técnico portugués José Mourinho, del Manchester United, confesó la pasada semana que quiso incorporar a Morata a su equipo, pero culpó al Real Madrid de no haber puesto facilidades para resolver la operación.

Finalmente, Mourinho eligió al punta belga Romelu Lukaku y pagó 85 millones de euros al Everton, lo que puede dar una idea de las elevadas pretensiones económicas que tiene el Real Madrid sobre el hipotético traspaso del español.

La prensa advierte que Morata insiste en salir del Real Madrid. Nada cambió en las últimas semanas respecto a la postura que tomó al final de la pasada campaña, cuando decidió marcharse ante la perspectiva de tener pocos minutos en una temporada que se cerrará con el Mundial de Rusia.

Morata, de 24 años, no sólo quiere ser importante en el club en el que juegue, sino también en la selección española, donde pelea por el puesto de nueve con Diego Costa, un jugador todavía sin equipo después de que el entrenador del Chelsea, Antonio Conte, le comunicara que no cuenta con él.

En las últimas horas, la prensa especuló con un posible interés del Milan, un club que busca un renacimiento de la mano del magnate chino Li Yonghong. Por el momento, ya gastó más de 200 millones de euros en jugadores como el italiano Leonardo Bonucci, el turco Hakan Calhanoglu, el portugués André Silva o los argentino Mateo Musacchio y Lucas Biglia. La cuestión es si sigue adelante con ese desenfreno inversor y satisface las elevadísimas pretensiones por un jugador como Morata, quien actualmente no deja de ser un suplente en el Real Madrid.

Es fácil suponer que para Morata sería toda una satisfacción poder jugar en el Milan. No sólo porque llegaría a un club histórico que le daría minutos útiles para su sueño de hacer un Mundial importante, sino porque el Calcio le trae buenos recuerdos.

Morata firmó entre 2014 y 2016 dos temporadas muy importantes en la Juventus y demostró que podía adaptarse sin problemas a un fútbol tan duro como el italiano. Así, el delantero internacional disputó la final de la Liga de Campeones de 2015, aunque no pudo evitar la derrota del conjunto de Turín por 3-1 ante el Barcelona.

Su regreso al Real Madrid, que ejecutó la opción de recompra, no fue lo que él esperaba y ahora se le abre la puerta del Milan, aunque de momento todo son especulaciones.

Lo más que se sabe es que interesa, como se deduce de las palabras pronunciadas por su directivo Marco Fassone: "Nos gustaría tener a uno entre Morata, Belotti y Aubameyang".

Ahora la clave está en ver si el Milan, que busca delantero, accede a la petición económica del Real Madrid que no satisfizo al Manchester United.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios