La tarde en la que Nico Olivera dejó un sello estelar

  • El Sporting siempre ha logrado buenos tanteos en El Arcángel... menos el año que mejor llegaba

El Sporting siempre había guardado un buen recuerdo de El Arcángel. De las anteriores siete visitas, en cinco había vencido, en una empatado y sólo en una ocasión perdió. Hasta ese 29 de febrero de 2004.

En aquella fecha, los asturianos llegaban líderes destacados. Sacaban 4 puntos al segundo y nueve al cuarto. Olían a Primera aupados por su cancerbero Roberto, que llevaba diez jornadas sin encajar un sólo gol. Iba para récord. Pero, una vez más, el Córdoba fue imprevisible. Aquel equipo de Portugal deambulaba por la mitad de la tabla sin desembarazarse del miedo del descenso. Y apalizó al Sporting sin contemplaciones: 4-1, con doblete de Nico Olivera, Montenegro y Pulpo González. Por el Sporting anotó Bilic. Desde ese momento, los de Marcelino se vinieron abajo.

El Córdoba conserva también otros recuerdos más o menos curiosos de sus choques caseros frente a los asturianos. Como su reencuentro muchos años después con la Segunda en agosto del 99. Lediakhov dejó bien a las claras el cambio de categoría. O aquel empate a cero en pleno momento de recuperación en el del descenso. O la única vez en que ambos conjuntos se enfrentaron en Primera. Fue en el 71. Ya llovió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios