Un solo balón y hasta tres dueños

  • A la pelota del partido le han salido varios poseedores, pero Manuel Guzmán tiene la prueba

"Cuando terminó el partido, salté al campo con la idea de llevarme la camiseta de algún jugador. Vi a Carrasco. Fui a por él y me encontré con el balón en mis pies". Manuel Guzmán, vecino de Los Palacios, guarda el tesoro más preciado de aquella prodigiosa noche en el Benito Villamarín: el balón del encuentro con el que España endosó los doce goles que la clasificó para la Eurocopa de Francia de 1984.

La pelota del 12-1 a Malta se ha convertido con el paso de los años en un objeto tan preciado como un Picasso, al que le han salido varios dueños putativos. Pero sólo una persona asegura tenerlo en propiedad. "Fuimos unos amigos de Los Palacios a ver el encuentro. Estábamos en la grada de Fondo. El colegiado tenía el balón debajo del brazo, como en jarra, y alguien lo golpea por detrás. Cae a mis pies, me lo llevo, me dio la impresión de que me perseguían, y lo lanzo donde estaban mis amigos".

Guzmán se lleva el balón a casa. Entonces empiezan a salirle padres al balón. "Gregorio Conejo salió hablando por una emisora diciendo que es él quien tiene la pelota del partido. Yo estaba sorprendido. Al tiempo llegué a hablar con él de la cuestión y me reconoció que cogió uno de los balones del vestuario. Desde entonces no volvió a hablar del tema".

Posteriormente vino otro dueño célebre. Y más enjundia a la polémica. "Hipólito Rincón aparece seis o siete años después diciendo que él tiene el balón de la goleada. Yo lo desmiento en los medios locales. Pero Rincón llegó a llamarme a casa para advertirme de que no le dijera mentiroso en público. Que iba a mandarme a unos abogados. Le pregunté si tenía pruebas. Desde entonces no sé nada de él ni de sus abogados".

Guzmán tiene una prueba en casa. Esférico, de nombre Tango Adidas, y tatuado con las firmas de los héroes del 12-1 a Malta. Curiosamente, también incluye la firma de Rincón, quien había firmado sin alegaciones al mes del célebre partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios