Los resultados meten al Córdoba en el descenso

  • Las victorias del Albacete y el Xerez y el empate del Cádiz de dejan decimonoveno

Ni una ayuda. Ni una. Como en la ley de Murphy, todo lo malo que le pueda pasar al Córdoba esta temporada le está pasando. En la jornada del sábado, la única alegría vino por la derrota del Granada 74 ante un Nàstic que confirmaba su salvación. El Alavés lograba sacar un punto en Ferrol que metía a los racinguistas en la pelea justo antes de venir a El Arcángel.

Pues ayer fue peor. Se confiaba en que el Poli fuera capaz de sacar algo ante el Xerez en Chapín. Pero nada. Los almerienses casi certificaron su descenso y dejaron a los xerecistas mucho más cerca de la permanencia. 48 son muchos puntos a estas alturas.

Ese resultado fue doblemente negativo. Porque el incentivo del Poli ante la penúltima jornada puede ser mucho mejor. Y tienen que frenar al Albacete en Santo Domingo para que el Córdoba pueda superar a los manchegos.

Porque ésa fue otra. El Eibar tenía el partido controlado ante un Albacete que no parecía encontrar la llave para abrir la fortaleza armera... hasta, claro, los malditos instantes finales. Una vez más esos postreros minutos volvieron a jugarle (indirectamente esta vez) una mala pasada al Córdoba.

Calandria marcaba y llevaba la desesperación a los muchos cordobesistas que seguían el partido por cualquiera de los medios disponibles (internet, radio...). Más sangrante resulta que el Eibar dispusiera incluso de dos ocasiones clamorosas en los últimos instantes del choque. Pero no marcó, como no podía ser de otra forma.

Quedaba un último cartucho al que amarrarse para no pensar en que al Córdoba le ha mirado un tuerto esta temporada. El Cádiz visitaba a un Málaga que, ganando, casi podría celebrar el ascenso a Primera. De perder, los cadistas se meterían en zona de descenso. Ni por ésas. Mediante una defensa heroica de la portería propia, los amarillos fueron capaces de salvar un punto. Y de meter al Córdoba en descenso. La suerte no será, por supuesto, una aliada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios