fútbol liga santander

El propósito del Madrid

  • Los blancos inician ante el Celta la preparación de la final de la Champions con la intención de no aumentar más su diferencia con respecto al Barça

Sergio Ramos (de espaldas) y Asensio, ayer en Valdebebas. Sergio Ramos (de espaldas) y Asensio, ayer en Valdebebas.

Sergio Ramos (de espaldas) y Asensio, ayer en Valdebebas. / emilio naranjo / efe

Comentarios 3

En su camino de preparación hacia la final de la Champions y entre rumores de futuros fichajes, el Real Madrid afronta hoy su penúltimo partido de Liga con el objetivo de que su diferencia respecto al campeón Barcelona se estabilice o descienda.

Con el Celta como rival, los blancos se presentarán en el último partido de la temporada ante su hinchada con 18 puntos de desventaja respecto a los azulgrana que, con sólo dos jornadas por delante, se mantienen invictos.

Hay que remontarse a la campaña 12-13 para encontrar un hueco tan amplio entre los dos grandes rivales del fútbol español. Entonces, en la conocida como Liga de los 100 puntos que ganó el Barcelona, el Real Madrid consiguió en los últimos partidos reducir a 15 unidades su diferencia respecto a los catalanes.

Ésa es ahora la meta de los dirigidos por Zinedine Zidane, que, con 72 puntos, aún tienen a tiro la segunda posición de un Atlético (75), que visita al Getafe con la intención de conservarla. El Barcelona, por su parte, visita el domingo al Levante.

La magnitud del hueco entre el campeón de la pasada campaña y el campeón de la presente, en cualquier caso, ilustra el mal torneo doméstico de los reyes continentales. "La temporada ha ido como ha ido. La iniciamos fenomenal, ganando tres títulos, y luego ha ido un poco peor en la Copa y en la Liga, pero estamos en la final de la Champions", resumió ayer Zidane.

"Queremos defender el título y ganar esa Champions que todo el mundo quiere ganar. El otro día yo decía que la Liga es más difícil, pero, al final la Champions, es lo máximo. Es una cosa que todo el mundo quiere, y nosotros vamos a jugar la tercera final consecutiva", añadió el entrenador blanco en un gesto de autodefensa.

Los blancos se juegan toda la temporada a la única carta de la final de la Liga de Campeones europea del 26 de mayo ante el Liverpool. Pero antes deben concluir la Liga de un modo digno, evitando actuaciones como la que el pasado miércoles le supuso una derrota ante el Sevilla en duelo aplazado por la trigésimo cuarta fecha.

"La culpa no es de los que juegan menos, es de todos y el primer culpable soy yo, por motivación y regularidad. Estamos todos en el mismo barco, pero el responsable soy yo. Los que juegan menos lo han hecho bien. Es difícil para ellos", defendió ayer Zidane a sus jugadores.

Con Cristiano Ronaldo lesionado, el técnico galo reservó ante los andaluces, entre otros, al arquero Keylor Navas, al croata Modric, al francés Varane y al galés Gareth Bale. Zidane deberá decidir ahora con qué once afrontar el último duelo de la temporada ante sus fans. Cristiano está aún afectado por el esguince de tobillo que sufrió en el clásico ante el Barcelona y Dani Carvajal sigue lesionado. Rotar en exceso le podría suponer un nuevo disgusto que añadir a una lista que preocupa y enoja a la directiva blanca.

El Celta, que ya se despidió de su sueño europeo, recuperará para el choque por la trigésimo séptima fecha de la Liga a su goleador Iago Aspas. Tras varios partidos ausente por lesión, el delantero gallego intentará hacer los últimos méritos para entrar en lista de Julen Lopetegui para el Mundial de Rusia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios