"No podemos fallar a nuestra gente"

  • Berges piensa que "lo anímico y el apoyo" de la grada suplirán el cansancio · Espera rendir "a la altura de nuestro potencial"

Es difícil abstraerse de todo lo que se le viene encima, pero al CCF no le queda más remedio que poner los cinco sentidos en el Xerez para reconducir la situación en la Liga. Berges sabe que el de hoy "no será un partido fácil", entre otras cosas por el cansancio acumulado en el grupo tras la gesta de Anoeta. Pero el técnico blanquiverde no tiene dudas de que "lo que nos falte en físico lo tenemos en lo anímico, con el apoyo de nuestra gente, y a esos no les podemos fallar".

"Tenemos dos partidos en casa y el primero es el Xerez, un equipo con un comportamiento notable fuera de Chapín, y como tal hay que respetarlo. Lo más importante es confiar al máximo en nuestras posibilidades y rendir a la altura de nuestro potencial. No será un partido fácil, pero confiamos plenamente en la plantilla y tenemos que responder ante este partido", apuntó Berges, que no olvida que en Anoeta "tuvimos un partido exigente" en el que "la gente hizo un esfuerzo extra importante, ante un equipo de Primera".

Con todo lo argumentado, a Rafa se le cuestionó sobre la posibilidad de que introduzca cambios en el once, algo en lo que el técnico ni se detuvo un instante. "La gente está cansada, pero mejor después de estos dos entrenamientos de recuperación. Intentaremos que la gente importante esté lo más recuperada posible y en estado idóneo", explicó el preparador blanquiverde, que siguió ahondando en el tema: "No hemos tenido entrenamientos para preparar el partido, pero bienvenido sea, porque lo que hemos vivido tiene que dar ánimo y más convencimiento a la gente y factores emocionales importantes de cara a competir. El equipo es capaz, está bien y queremos demostrarlo el sábado (por hoy) ante nuestra gente".

Para acabar con la resaca copera, Berges quiso dar todo el protagonismo de la clasificación para octavos a los jugadores, que son "los verdaderos protagonistas", pues su labor se limita a "asumir la responsabilidad cuando las cosas no van bien". "Ahora se ha conseguido algo importante, pero los jugadores son los que salen al campo, hacen el esfuerzo… Han jugado como un equipo y mi máximo objetivo es que se vuelva a repetir en nuestro campo, en una competición que es la más importante para nosotros", indicó.

Porque sus cinco sentidos están puestos desde el mismo martes en el Xerez. Él sabe mejor que nadie que para no descolgarse del objetivo del play off no se puede conceder más. Menos en casa, donde ya pescaron el Elche y el Hércules. El entrenador cordobés siempre ha manifestado que "es una competición muy igualada", por lo que "no será fácil" tumbar a un Xerez que "está teniendo buen comportamiento fuera de casa, con buen nivel futbolístico. De medio campo para arriba tiene gente con buen nivel, es un equipo competitivo de la categoría. Se manejan bien, tienen un buen banda derecha, a Lucas Porcar, Tato, Marquitos, dos mediocentros que tienen experiencia y saben jugar bien... En esta categoría todo el mundo tiene sus armas y tenemos que saber quién está enfrente".

Y eso pasa también por saber adaptarse a las circunstancias del encuentro, que se prevé trabado, algo que no gusta a Berges. "Nosotros así no sabemos jugar. No sabemos especular ese tipo de cosas. Muchas veces deberíamos tener ese oficio para competir, porque hay que tirar de todos los aspectos. Vamos a ver cómo se desarrolla el partido. Alguna carencia en el aspecto físico que podamos tener va a estar suplido por el apoyo de la gente y el impulso anímico del partido de Anoeta", incidió un técnico que mantiene que para ganar todo pasar por cómo esté de verdad su equipo: "Tenemos que salir a competir y a por ellos, jugar nuestras bazas, confiar en nuestro potencial y desarrollarlo en el campo. Si estamos a la altura de las circunstancias vamos a hacer bien las cosas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios