córdoba cf

Le pintan la cara

  • El Arcángel amanece con pintadas contra los jugadores y el club · La crispación marca la recta final de la Liga

Comentarios 2

Al Córdoba le están pintando la cara en los diferentes campos de Segunda. Viene sucediendo con más asiduidad en las últimas jornadas, en concreto en siete partidos que ilustran la segunda peor racha de la temporada. Ya son siete encuentros consecutivos sin ganar y el conjunto blanquiverde se ha situado al borde del precipicio, empatado con el Albacete y el Xerez -cuarto y tercero por la cola, respectivamente-, con un punto más que el Nàstic y con cuatro de renta sobre el Poli Ejido, su verdugo del pasado sábado y todavía colista. Los malos resultados son el origen de otras pintadas, las que han manchado El Arcángel.

Los empleados que llegaron a primera hora de ayer al estadio con el ánimo afectado por la triste trayectoria del equipo se encontraron con una desagradable sorpresa. Se desconoce la autoría, pero El Arcángel estaba ensuciado con quejas dirigidas al club y a los futbolistas, colocados en el centro de la diana de los críticos.

Insultos directos como "Mercenarios" o más sutiles ("¿Dónde es el lugar de la fiesta?") iban directamente dedicados a los jugadores, mientras que frases del tipo "Nos subisteis y ahora nos vais a bajar" o "Con lo que cuesta subir para bajar tan pronto" encerraban el disgusto por la coyuntura ante el miedo a perder la plaza en la Liga BBVA y volver a descender a Segunda B, como ya ocurrió en la campaña 04-05. También hubo una reclamación directa al consejo de administración, basada en un cambio en el banquillo (Paco Jémez fue reemplazado por José González) que de momento no ha surtido un efecto positivo: "¿A quién echamos ahora?".

Las pintadas fueron borradas de inmediato en la misma mañana de ayer, aunque el contraste en los colores de la fachada y las manchas en las taquillas evidencian una herida abierta.

El ambiente está enrarecido. Y mucho. La afición ya expresó su disconformidad en la última comparecencia en casa, cuando sembró las gradas de pitos y pañuelos en los compases finales del duelo con un Eibar que se había adelantado en el marcador. El combinado armero se llevó el triunfo en el segundo examen de José y desató las hostilidades entre un público harto de sinsabores, al que se le ha agotado la paciencia.

Sin embargo, la Liga no se ha terminado. Ni muchísimo menos. El Córdoba encara ahora un pequeño torneo de ocho jornadas en el que se la jugará a todo o nada. Por las sensaciones se podría decir que no parte de cero, sino de menos uno. Pero por delante tiene cuatro compromisos como local (Las Palmas, Xerez, Numancia y Racing de Ferrol) y otros tantos como visitante (Elche, Albacete, Sporting y Real Sociedad), y en estos momentos es más necesario que nunca el apoyo de la hinchada para mantener la categoría.

Desde el próximo sábado, ante Las Palmas, el Córdoba expondrá su presente y su futuro. Si es el equipo de todos, ha llegado la hora de demostrarlo. Porque, como dijo Asen tras tocar fondo en El Ejido, "hay que tener claro que quedan ocho partidos y, el que no reme para el mismo lado, por lo menos que no entorpezca".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios