Con casi un pie y medio en Primera

  • Con su ritmo actual, el ascenso está en la mano · En 2007 rozó el descenso

Comentarios 3

Si al aficionado malaguista le hubieran dicho hace un año que su equipo sería a día de hoy líder de Segunda, más de uno se hubiera echado a reír. La pasada temporada, el Málaga discurría con más pena que gloria por la categoría de plata, rondando asiduamente los puestos de descenso hasta lograr la salvación en el último suspiro. Unos meses después, los malacitanos se encuentran en lo más alto de la tabla con solvencia y ya hacen cuentas para su regreso a la máxima categoría.

sin balón

Aunque opta por tener la mayor posesión del balón posible, su sistema defensivo en base a una presión asfixiante le hace recuperar pronto el esférico. El portero Goitia se encuentra en gran estado de forma, como demuestran sus escasos 19 goles encajados, y en las últimas jornadas se ha convertido en el salvador de su equipo. Sus centrales son expeditivos atrás y no conceden ocasiones fáciles a sus rivales, lo que les hace ser difíciles de batir. El Málaga es el segundo equipo menos goleado de la categoría. Sin embargo, las bajas de Carpintero y Antonio Hidalgo en el centro del campo puede suponer un cortocircuito en su transición ofensiva.

con balón

Las permutas en las bandas son constantes durante los 90 minutos, lo que hace fácil el pase en profundidad de los mediapuntas. Además, el trabajo de hombres como Salva Ballesta, que también se perderá el partido, y la movilidad de Roberto Peragón y Baha les permite crear numerosas ocasiones de gol. Entre los dos suman 12 tantos en la temporada, por lo que los centrales cordobesistas tendrán que llevar a cabo una extrema vigilancia sobre ellos. La incógnita reside en la aportación ofensiva que pueda ofrecer el debutante Erice, que tendrá el duro compromiso de suplir la baja de su jugador más creativo: Antonio Hidalgo. El catalán fue la pesadilla de los blanquiverdes en el partido de ida y de sus botas nacieron las mejores ocasiones de aquella dura goleada.

lo mejor

Los números son incontestables y, con el actual ritmo, podrían alcanzar la Primera División antes de lo esperado. Su regularidad durante el campeonato le ha permitido comandar la clasificación desde el inicio de liga. Sólo el Numancia parece capaz de aguantar el tirón.

lo peor

Las importantes bajas de jugadores claves como Carpintero y Antonio Hidalgo puede traer dudas en su línea de creación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios