"Me parezco más a Paco"

  • El flamante jefe del vestuario huye del estilo de José, promotor de "un equipo más bien triste"

"Si me tengo que decantar por uno, me parezco más a Paco, en algunas cosas, y a Luna Eslava, en otras". Ni rastro de José González. El nuevo entrenador del Córdoba fue ayudante de los dos anteriores, e incluso del previo, Escalante. No es amigo de "una transición fuerte y dura", pero hará todo lo que esté en su mano por conseguir el ansiado "equilibrio" en un equipo que hasta ahora era "más bien triste".

"Vengo loco de contento del entrenamiento. Si tuviera que hacer la lista ahora mismo, me los llevaría a todos. Han trabajado fenomenal, con una actitud súper positiva. Para ser mi primer día, ha sido muy agradable. Lo único que ha enturbiado un poco ha sido la lluvia". Luna Eslava estaba pletórico tras dirigir su primera sesión. Todos se emplearon a fondo para cautivar a un entrenador que no se encasilla: "Ahora mismo es difícil definirme, porque empezamos una nueva etapa. Hay que buscar siempre el equilibrio. No me gusta cuando se tilda a un entrenador de ofensivo o defensivo; eso tiene muchas variantes. Va a depender de las circunstancias de cada momento, de la plantilla que tengas a tu disposición y del desarrollo del juego".

Admite que "lo tengo más fácil que otros porque los conozco perfectamente. Creo que sé lo que pueden dar de sí. ¿Cambios? Tampoco es necesario hacer una transición fuerte y dura. Poco a poco iremos intentando conseguir lo que yo busco, y eso se tiene que hacer paso a paso. No se pueden hacer locuras tampoco". Tiempo al tiempo.

En el análisis del Córdoba que hereda resaltó que "quizá éramos un equipo más bien triste; no sólo por el juego, sino porque, como voy a insistir mucho, hay que buscar el equilibrio". "No te puedes limitar a atacar, y no te puedes limitar a defender. Porque al final todos sabemos lo que pasa. Quizá eso ha desencadenado unos resultados que no han sido los que se esperaban. Hay que apostar por un juego donde se busque más el equilibrio, que tenga más llegada, y si puede ser generar ocasiones donde se consigan goles", argumentó.

Prevé "alguna variante" dentro de "un sistema básico, 4-4-2". Eso sí, sin alarmismos, pues "tenemos tiempo para trabajarlo. Es otra cosa positiva, creo: queda mucha Liga, muchísima. Esto es muy largo".

En su labor de informador, dentro de la secretaría técnica, Luna ha "visto muchos partidos de Segunda, y creo que tenemos un potencial parecido al de muchos clubes que están en la parte alta de la clasificación. Y eso me motiva". La primera ocasión para plasmar ese nivel oculto tendrá lugar el sábado, ante un Rayo con "jugadores desequilibrantes, con calidad en el medio, con fuerza... Es un equipo bastante bien equilibrado y compensado". Como debe ser su Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios