La oportunidad se viste de azul

  • El Adeba, anfitrión en una dura fase de ascenso en la que no parte como favorito · Esta tarde, en la cancha de El Naranjo, arranca la competición ante el Conquero en un partido clave

Al baloncesto femenino cordobés se le vuelve a abrir una puerta a la esperanza, la misma que se le cerró hace doce meses cuando la UCO concluyó cuatro años mágicos en la Liga Femenina 2. El Adeba, el club de El Naranjo, referente femenino en la ciudad hasta la irrupción del conjunto universitario, tiene ante sí la mayor oportunidad en sus casi dos décadas de vida.

El equipo de José María Alcántara llega tras una campaña en la que ha ido claramente de menos a más. Tras un inicio algo titubeante, salpicado por una dura derrota en la cancha del Náutico de Sevilla (113-47) y el revés en el derbi ante la UCO, el Adeba encadenó ocho victorias seguidas hasta acabar segundo del grupo B con 12-2 superando en la última jornada a El Palo, una bestia negra que le perseguía desde hace lustros. Ya en los cuartos de final, el Adeba superó la dura resistencia del Chajeba 04 de Jerez tras empatar en la ida (58-58) y solventar la eliminatoria en su feudo (71-58). El Conquero, hasta entonces invicto, esperaba en la semifinal, saldada a favor del cuadro cordobés por sólo dos puntos (67-63 y 67-65) convirtiéndose en el primer equipo que derrotaba a las onubenses. Ya en la final, el Adeba cedió ante el Náutico, aunque con el billete asegurado para la Final a Cuatro y la responsabilidad de ejercer como anfitrión.

Ésa será la presión que tendrá que superar un equipo que mezcla dosis de veteranía con una enorme batería de jugadoras jóvenes, aunque con experiencia en categorías superiores. Alcántara ensambló todas las piezas hasta armar un bloque sólido, poco dado al alarde y con una fuerte mentalidad defensiva. De ello se encargan jóvenes con calidad como la base Azahara Rey o la pívot Sara García, que procedentes de la UCO completaron la columna vertebral de un equipo en el que mandan la escolta Vanesa Blanco y la pívot Izaskun Elizarán.

¿Será suficiente? "A un partido podemos ganarle a cualquiera", avisa el técnico, algo que ya ha demostrado en una temporada en la que ya ha tumbado a sus dos grandes rivales en la fase, Náutico y Conquero. Algunos problemas físicos hacen que el Adeba no llegue en su mejor momento a la Final a Cuatro, pero éste no es el momento de buscar excusas. En El Naranjo no se ha oído ni un solo lamento.

Porque el propio Alcántara asume que al Adeba sólo le hace falta un espejo en la elite. Capaz de movilizar a más de 300 jugadoras entre equipos federados y escuelas, con un amplio equipo de técnicos y la solera que sólo los años dan a los clubes, al Adeba le ha llegado su gran oportunidad de dar el salto a la Liga Femenina 2.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios