Uno de esos momentos que marcan

  • El Lucena, a las puertas de meterse en la zona de fase de ascenso, visita al filial verdiblanco, sólido líder del grupo

Hay momentos a lo largo de una temporada en los que un equipo debe enfrentarse a su destino, quitarse los complejos y afrontar sus objetivos sin miedos, sin tabúes. Al Lucena le ha llegado hoy el suyo en la visita al feudo del líder, el Betis B, uno de esos choques que separan a los grandes de los mediocres, a los meros figurantes de los tenores.

Ya lo ha dicho Antonio Montero: el encuentro "puede marcar toda nuestra temporada". Puede resultar algo grandilocuente e incluso exagerado, teniendo en cuenta que la competición apenas ha superado su primer tercio, pero el duelo de esta mañana tiene todos los elementos para encerrar un valor más allá de los tres puntos.

Porque el Lucena ya se ha quitado la careta. Desde el verano estaba más o menos claro que el cuadro aracelitano iba a renunciar al cartel de novato, reivindicando un rol con mayor protagonismo en la temporada de su estreno en Segunda B. Su proyecto, sus hechuras, su mensaje... Todo hacía presagiar que el debutante iba a salir respondón, y la competición ha tardado apenas tres meses en hacer buenos los pronósticos. Tras nueve jornadas sin perder, y espoleado por su último triunfo ante el Portuense, el Lucena es quinto y aporrea la puerta de la fase de ascenso, amenazando con meterse, por primera vez en el curso, entre los cuatro primeros.

Los mensajes desde la capital del mueble refuerzan la teoría. El director deportivo, Ricardo Albis, ya habló de refuerzos "para optar al ascenso", el club se estabilizó tras su asamblea y el proyecto del futuro estadio abre nuevas perspectivas para una entidad en constante desarrollo. El choque ante el Betis B se presenta como un desafío más para un Lucena que ya piensa a lo grande.

¿Hay mejor manera de meterse en la zona noble que venciendo al líder en su casa? Seguramente no, y por eso Montero no ha dudado en dar al choque toda la importancia que merece. El técnico recupera además a hombres importantes en su esquema como Adriano, Pineda y Dani Lanza, razones de más para acudir a Sevilla con la ambición al máximo.

Enfrente tendrá a un Betis B que también ha optado por saltarse el guión. Los verdiblancos, recién ascendidos esta temporada, son los sólidos líderes del grupo con 29 puntos, tres más que sus inmediatos perseguidores. La solidez en casa -seis victorias en siete partidos, con una única derrota (0-1) ante el Águilas- y su capacidad para sumar de tres en tres -es, con nueve victorias, el equipo que más gana del grupo- adornan las estadísticas de un bloque que hoy estrenará técnico. José Luis Mena, ex entrenador del Dos Hermanas, es el nuevo inquilino del banquillo tras el ascenso de Chaparro a la primera plantilla. Su misión es bien sencilla: no romper la dinámica de un grupo que ya viaja a velocidad de crucero. Sólo un equipo como el Lucena es capaz de romper la racha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios