Un mensaje para que no se dejen ver

  • El club ha instado a los futbolistas a no salir en estos días de crisis deportiva

La crisis de juego y resultados que atraviesa el Córdoba ya ha tenido su primera consecuencia. La cúpula directiva del club blanquiverde ha instado a la plantilla a no dejarse ver mucho en estos días festivos para evitar posibles conflictos con los aficionados. A nadie se le escapa que los ánimos están crispados entre una parte de la hinchada cordobesista, que lo mismo culpa a los árbitros que a los propios profesionales del bajón experimentado por el equipo en las últimas semanas. Hay que tener en cuenta que de dos meses a esta parte, el Córdoba ha pasado de coquetear y mirar de reojo a los puestos de privilegio de la tabla a temer por la posible reacción de los equipos que vienen empujando por detrás. Quizás esta sea la realidad que corresponde a un conjunto recién ascendido, pero no es la que se ha transmitido.

Ante tal situación, y para evitar disgustos mayores -ya hubo episodios lamentables durante el tramo final de la primera tentativa fallida en Segunda B-, la entidad ha decidido dar un paso al frente y prohibir a la plantilla salir fuera de los límites del código interno del club en estos días de festividad navideña.

La medida, que para muchos puede resultar impopular, es una muestra más de la preocupación que el Córdoba tiene de lo que su imagen puede llegar a transmitir. No quiere llevar a engaños. Cuando las cosas han funcionado bien, nadie se ha detenido en actuar como vigilante para ver qué hace o dejar de hacer este o aquel miembro del vestuario cordobesista. Sin embargo, ahora que las aguas bajan algo más turbias -por mucho que la situación sea halagüeña para un novato, las sensaciones han sido que se podía estar mucho mejor- es hora de dar un toque de atención que evite un susto mayor en el futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios