Con los guardianes de la memoria

  • Los veteranos piden a la afición que acuda "en masa" al partido · El capitán Pierini recibió los ánimos de los ex jugadores en representación de la plantilla

Ramón Tejada se asomó a través del cristal de la sala de prensa y, tras ver a José González rodeado de cámaras y micrófonos, resopló. El que fuera jugador del Real Madrid de los 60, al lado de mitos como Amancio o Gento, no pudo reprimir un gesto de asombro ante la visión del circo mediático, hoy un episodio rutinario en los clubes profesionales y en su época un acontecimiento excepcional. Ha cambiado el envoltorio, pero no la esencia. Y Tejada, como sus compañeros de la Asociación de Futbolistas Veteranos del Córdoba (Futvecor), sabe que el meollo de la cuestión sigue siendo el mismo. Este juego va de ganar. Precisamente el aspecto en el que anda deficitario un equipo al que vinieron a arropar en el primer capítulo de la campaña ¡Unidos, lo conseguiremos!, lanzada por el club para insuflar ánimos a la alicaída formación blanquiverde.

"Esto hay que sacarlo adelante. Es importantísimo que el equipo permanezca en Segunda", indicaba Juan Díaz Juanín, un referente para el cordobesismo que acudió a la convocatoria del club porque "en momentos así hay que estar a su lado sin dudar". A su lado asentía Rafael de Francisco Mena, un canario de cuna y cordobés de adopción que auguraba padecimientos para el equipo, aunque resaltando que estas vivencias forman parte de la propia naturaleza del fútbol. "Las cosas importantes cuestan sufrimiento y el Córdoba ahora tendrá que apretar para defender lo que tanto le costó lograr", indicaba un futbolista que vivió el que, aún hoy, sigue siendo el ascenso más memorable de la cincuentenaria historia del club: el salto a Primera en el 62 tras un rotundo 0-4 en el Colombino de Huelva. Ahora, evidentemente, corren otros tiempos. "Tienen que lograrlo en El Arcángel, donde no se pueden ir más puntos", aventuraba José Luis Navarro, el futbolista que más partidos oficiales ha disputado con la camiseta blanca y verde. Lució su escudo en Primera, Segunda y Tercera, todo un récord.

Manolo López Prieto y Carmelo Salas completaron el grupo de ex jugadores que acudió a El Arcángel para recordar a la afición lo que ya sabe, que la situación es delicadísima, pero también para dar testimonio de que hubo un tiempo en el que el Córdoba fue grande. "¿Cuántos años estuvimos en Segunda B?", se oyó en la improvisada tertulia de veteranos en las puertas del Museo del Córdoba -la casa del Litri-. "Diecisiete", dijo sin dudar Juanín. Sin ganas de volver, claro. Como todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios