Un futuro incierto, pero no imposible

  • Todos juntos 'el Día' reúne al presidente de la FAB y a los mandatarios de los tres clubes profesionales de la ciudad para analizar el momento actual y las posibilidades de futuro de un deporte que ha resucitado en el año que ahora termina

En el marco de la semana en la que se celebra la segunda edición del Desafío Campeones, competición que mañana reunirá en el Colegio Virgen del Carmen a los cuatro mejores equipos de la Liga Júnior, el Día ha querido conocer el presente y las perspectivas que se presentan para el baloncesto profesional en Córdoba. Para ello, reunió en una mesa redonda celebrada en los salones del hotel Córdoba Center al presidente de la Federación Andaluza, Rafael Rojano, y a los mandatarios de los tres clubes profesionales de la ciudad para conocer sus impresiones y su visión de futuro. Andrés López (Cajasur Juventud), Martín Torres (Salsas Musa Ciudad de Córdoba) y Juan Rafael Martínez (Baloncesto Unión Córdoba) analizaron la realidad y las vías de crecimiento de un deporte que en los últimos meses vive uno de sus momentos de mayor emulsión en la ciudad.

el presente

Rafael Rojano fue el primero en mostrar las dos caras de la moneda al constatar que estamos "ante una situación positiva en todos los sentidos, porque la existencia de tres clubes ha movido el ambiente baloncestístico, pero otra cosa es saber con qué recursos contamos, si lo podremos soportar y en qué categorías". "Toda la gente me dice que ya era hora de que se hiciera algo. La FAB está encantada, la ciudad también, pero los políticos, no lo sabemos", incidió el vicepresidente de la Federación Española.

El eterno presidente del Cajasur, Andrés López, destacó que "vivimos un momento ilusionante, porque después de 20 años de baloncesto profesional nos tuvimos que ir a pagar las trampas". Para López, la LEB Bronce "es mejor que la LEB Plata, pero es una competición más exigente porque no tienes un colchón debajo. Hay que defenderla con uñas y dientes y hay que ir a muerte desde el principio". Recién llegado al profesionalismo, Martín Torres reconoció "la enorme ilusión en nuestro primer año, pero también una gran responsabilidad y gran inquietud. Nos queda mucho trabajo y hasta el 15 de mayo tendremos que estar bregando".

El último en llegar al club es el Unión, que ha saltado directamente a la Liga EBA con un proyecto que Juan Martínez define como "nuevo, interesante, innovador y rompedor". Si deportivamente el club se ha marcado un objetivo que su presidente cifra en "aprender y acabar entre los ocho primeros", sus planes de crecimiento económico están siendo "complicados desde el punto de vista financiero porque, por ahora, no tenemos patrocinador, pero lo seguimos buscando ofreciendo un proyecto que aporta algo más".

la economía

"Estamos hasta los ojos". Así de gráficamente describió Andrés López la situación del Cajasur, extensible a los otros clubes. Tanto la entidad granate como el Salsas Musa se han embarcado en la LEB Bronce con presupuestos que no superan los 300.000 euros y que a día de hoy aún no están cerrados, mientras que el Unión pretendía contar en su primer año con 240.000, un objetivo todavía lejano.

"Es cierto que tenemos un gran patrocinador, pero no es suficiente. Es muy complicado y hemos llamado ya a mil puertas", dice Martín Torres, presidente de un Ciudad de Córdoba que respira en gran parte gracias a los 150.000 euros que aporta Baldomero Moreno. Una perspectiva diferente trata de aportar Juan Martínez, "porque quizás no debamos cargar todas las culpas al empresario, ya que nosotros también tendremos que hacer algo para que cada día vaya más público a los partidos y tenga con mayor repercusión".

Rojano recoge ese pensamiento apuntando que "hay que poner de nuestra parte y unir fuerzas, porque tres clubes en una cierta elite profesional no se pueden mantener. Hay que ofrecer una única alternativa, porque si no, el político siempre tenderá a dividir".

Manolo García es aún más gráfico al señalar "la angustia de ver cómo el primero de mes llega muy pronto", indicando que "la tranquilidad de tener el presupuesto cubierto daría mucha más libertad para trabajar". Esa sensación también la comparte el presidente del Unión, "porque creíamos que en noviembre tendríamos cubierto el 50% del presupuesto, pero la respuesta del empresariado es ingrata, negativa, sin implicación". Al analizar los motivos por los que las empresas no responden a su proyecto, Juan Rafael Martínez apunta dos: "Por un lado nos dicen que no apostarían por un proyecto que no tuviera dimensión nacional; y por otro, que al haber tres equipos no pueden apostar por nosotros vaya a ser que alguno de los otros dos se sienta agraviado".

los patrocinadores

Desde el principio se planteó como el gran dilema para un deporte que necesita importantes cantidades de dinero para crear proyectos profesionales. "Falta cultura de patrocinio", indicó Rojano, "pero tampoco hemos sabido explicarle al empresario las ventajas fiscales que le ofrece el patrocinio deportivo. Además, en Córdoba hay dos empresas que reciben miles de solicitudes, y ya sabemos que, por el momento, la política de CajaSur es repartir". Precisamente, la entidad financiera lleva más de dos décadas esponsorizando al Club Juventud, pero Andrés López distingue "entre una institución que está obligada por sus estatutos a repartir los beneficios según sus criterios", y otras empresas, "porque aquí todos sabemos que el que patrocina es porque por otro lado le están dando otras cosas".

Enseguida surgió la falta de implicación de las instituciones públicas representada en Córdoba 2016. Mientras las candidaturas de Tarragona o Cáceres patrocinan a sus equipos profesionales, "en Córdoba nos vamos a ver en 2016 sin nada", indicó Martín Torres. De hecho, el logo de la Capitalidad está presente en numerosos eventos deportivos, "pero eso no sirve para nada porque no lo ve nadie. Si a los clubes nos dieran una aportación mínima por llevarlo en la camiseta se nos vería por toda España". Menos optimista se mostró Manolo García, directivo del Ciudad de Córdoba que constató que "este Ayuntamiento apuesta por una política de eventos, mientras han desaparecido el balonmano, el voley, el fútbol sala... No veo ninguna posibilidad de crecer porque veo inviable un club con un presupuesto asumible de 600.000 euros".

las perspectivas

Rojano apunta que "no hay que plantear opciones de futuro hasta que no acabe la temporada", aunque Andrés López ya da una de las claves: "ninguna unión puede ser forzosa". De hecho, ya hay extendidos rumores acerca de posibles vinculaciones o fusiones la próxima temporada, con el Unión y el Ciudad de Córdoba como protagonistas, "aunque hay que estudiar muy bien las cosas", avisa Martín Torres, para quien uno de los elementos necesarios sería "sentar al ayuntamiento y otras instancias para valorarlo y verlo todo". El presidente del Salsas Musa va más allá y expone que "lo ideal sería unir a cinco o seis empresas para crear una SAD como punto de partida, antes de hablar muchas cosas, pero lo que nosotros estamos pensando lo debería pensar el político", porque como apunta Manolo García "la fusión no puede ser que nos juntemos unos cuantos de aquí y otros cuantos de allí para seguir igual".

Rafael Rojano, que vivió como protagonista un largo verano en el que hasta última hora se estuvo apostando por la fusión entre el Cajasur y el Ciudad -incluso después de la decisión de la FEB hubo presiones políticas-, incide en la única realidad que impide la creación de un proyecto común: "No hay unidad política". De hecho, el presidente de la FAB cuenta que "el IMD aporta a regañadientes 20.000 euros a cada uno de los dos equipos de LEB Bronce, y con suerte le dará 7.000 al Unión, pero en pocos días Alfonso Igualada me llamó hasta tres veces para preguntarme por el precio de un Preolímpico femenino que cuesta más de un millón de euros".

De desapegos políticos sabe mucho Andrés López tras más de 30 años al frente del Juventud. "Rosa Aguilar dijo que tenía con nosotros un compromiso millonario, y era verdad: de dos millones de pesetas, pero el que más me ha engañado es el PP. Ningún gobierno municipal ha mostrado un apoyo decidido al deporte".

reflexiones

Martín Torres, uno de los nuevos en la plaza, reconoce que "es muy duro llamar a las puertas y que te las cierren, que te digan que vuelvas a llamar en dos días... Ahora tienes mucha ilusión, pero cuando dentro de cinco años te pegues la ostia, te cansarás. Vivimos al día y tendremos que trabajar hasta el final", asume el presidente del Salsas Musa, a quien Andrés López advierte de que "esto es muy difícil y seguirá siéndolo".

Más optimistas son Rafael Rojano y Juan Martínez. El primero "porque vivimos un momento histórico y tenemos directivos capacitados para trabajar, aunque necesitamos un empujón político claro para ver hacia dónde podemos ir", mientras que el segundo, consciente de que "quizás es porque he llegado el último, veo las cosas de otra manera. Una cosa es que sea complicado, y otra que sea imposible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios