Cinco formas de entender el partido crucial

  • Julio Iglesias, Antonio, Katxorro, Guzmán y Julio Pineda militaron en el Xerez · El repóquer sintetiza las aristas de la crisis

Julio Iglesias, Antonio, Katxorro, Guzmán y Julio Pineda. Cinco futbolistas, cinco puestos diferentes. Cinco hombres que comparten pasado en el Xerez y tenebroso presente en el Córdoba, anfitrión del cuadro gaditano en el encuentro de mañana. Un partido para valientes, la cruda crisis en pleno escaparate. Sus particulares historias sirven para ilustrar una cita especial, la mires por donde la mires.

Los dos más goleados

El Córdoba es el segundo equipo más goleado de la Liga BBVA (50 en las 36 jornadas disputadas). Sólo presenta unos números más negativos... el Xerez (53). El choque de mañana no tiene pinta de terminar 0-0, aunque, curiosamente, el marcador no se movió en el cruce de la primera vuelta.

El encargado de encajar los tres últimos tantos viste la camiseta del cincuentenario. Se llama David Valle y ha desbancado del arco a Julio Iglesias. Los reiterados errores del avilesino forzaron la decisión de José González, quien en principio se mostró reacio a tocar un botón delicado. En su regreso al once, Valle sufrió en sus carnes la remontada del Elche (3-2). El bloque aguanta el tipo mientras mantiene la portería a cero, pero se derrumba en cuanto el rival le hace daño.

suspenso en 'fair play'

Penúltimo en la tabla, el Córdoba es el colista en otra clasificación. Es una deshonra figurar como el equipo más tarjeteado de Segunda División. Se trata del menos limpio, o el más sucio; viene a ser lo mismo. Con las dos expulsiones del Martínez Valero, el combinado blanquiverde acumula 11 rojas (tres directas y ocho por doble amonestación). Una barbaridad que retrata a un grupo que ha abusado de las patadas y las protestas.

Pablo Ruiz se lleva la palma: 15 amarillas y tres rojas. Su baja obliga a José a recomponer el eje de la zaga con Antonio, condenado al ostracismo en la etapa de Paco Jémez -fue el último en debutar, al margen de Javi Flores- y ahora indispensable, además, por la prolongada ausencia de Aurelio. Tiene 35 años, los mismos que Pierini. No se puede dudar de que el dúo de centrales atesora experiencia.

la brújula sin norte

El pasado domingo, víctimas de su frustración, hasta cuatro cordobesistas dilapidaron sus opciones de medirse al Xerez. Juanlu fue expulsado -le han caído dos encuentros de suspensión-, al igual que Pablo Ruiz, y Katxorro y Diego Reyes vieron la décima amarilla en la Liga, por lo que ambos cumplen ciclo.

La baja de Katxorro es especialmente nociva. El de Baracaldo es el único integrante de la plantilla capaz de mover la pelota con un criterio ofensivo, ya que los otros pivotes sólo son fiables en labores de contención. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga: aunque no tiene fondo físico para resistir 90 minutos, las carencias en la medular pueden precipitar la contribución de Javi Flores, el canterano machacado por las lesiones. La luz que aspira a iluminar el camino.

un soplo de aire fresco

Desde su llegada en sustitución de Paco, José dio continuidad a los métodos preestablecidos. Su obsesión era -es- proteger la retaguardia y dar el golpe certero en alguna acción esporádica. En ese plan, la estrategia jugaba -juega- un papel fundamental. Pero la apuesta por la misma base en el once no le funcionó en los cuatro primeros partidos (empate en Castellón y derrotas ante el Eibar, el Poli Ejido y Las Palmas). Había que cambiar.

En Elche, el gaditano introdujo hasta cuatro retoques con respecto a la alineación anterior: David Valle, Ito, Arthuro y Guzmán. El brasileño hizo doblete y el pacense recordó al interior derecho que descubrimos en Segunda B: rápido, incisivo, con capacidad para desbordar y meter asistencias al área. Se ganó una nueva oportunidad. Todo apunta a que Javi Moreno y Cristian Álvarez, dos de los referentes espirituales del vestuario, seguirán chupando banquillo.

optimista por decreto

El Córdoba debe agarrarse a cualquier cosa para ganar mañana. Le faltan efectivos, le faltan puntos... y tiene comida la moral. Así que todo estímulo es bienvenido. La semana pasada, Julio Pineda se descolgó con estas declaraciones: "Vamos a ganar cinco partidos de los siete que quedan y sé los dos que vamos a perder". La derrota en el Martínez Valero parecía derrumbar su vaticinio, pero el de Camas precisó el miércoles que era uno de los dos tropiezos previstos.

El ambiente está crispado: Pineda se vio envuelto en una trifulca en público el pasado sábado y Julio Iglesias se encaró con una periodista el miércoles. Antes se produjeron las pintadas en El Arcángel y el cierre del estadio por el botellazo al asistente ante Las Palmas. Mañana irrumpe Esteban Vigo al frente de un equipo invicto durante nueve jornadas, las mismas que han sepultado al Córdoba.

Nadie da un euro por el proyecto, pero ahí está Julio Pineda. Según su teoría, hay que ganar cinco partidos de los seis restantes. José ha rememorado su etapa en "el Cádiz de los milagros". Y llega el Xerez...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios