Un final que lo dispara

  • Líder El Barcelona aumenta a 12 puntos su ventaja sobre un Madrid que mostró intenciones y que sólo se rindió al final Epílogo Eto'o y Messi deciden en 7 minutos

Dos goles en los últimos siete minutos, uno de Eto'o y otro de Messi, dieron al traste con el orden del Real Madrid, que llegó al Camp Nou con pocas pretensiones y se fue a 12 puntos del líder, el Barça, que pone aún más tierra de por medio en la clasificación. Hasta el minuto 83, el Barça se había mostrado desconocido, previsible y errático, hasta llegó a fallar un penalti, en el minuto 70. Sin embargo, la entrada en juego de Busquets por Gudjohnsen, en el minuto 63, fue decisiva para la suerte del partido.

Al final, el equipo de Guardiola tuvo que utilizar un recurso histórico del Madrid, la épica. Así, el 1-0 resumió el partido. Un saque de esquina fue rematado por Puyol en el segundo palo y Eto'o, con el muslo, marcó. El 2-0 fue consecuencia de la inercia del juego, un contragolpe de Henry, culminado por Messi.

El protagonismo del partido correspondió a los porteros. Casillas estuvo inmenso, paró un penalti y realizó hasta seis paradas de mérito; Valdés intervino menos, pero fue determinante en sendos uno contra uno con Drenthe, en el primer tiempo, y con el joven Palanca, en el segundo.

Durante todo el partido, al Barça le pudo la ansiedad. Tenía prisa y tantas ganas, presionó tan arriba, buscó noquear al Madrid tan pronto, que pecó de precipitación. Buscó el equipo de Guardiola la hiperactividad de Messi, que ya en los primeros minutos desquició a la defensa del Madrid, mientras los de Juande Ramos no parecían tener un plan claro, más allá del buen orden defensivo y de la búsqueda de las jugadas a la contra.

Algo rechinaba en el Barça. Pasaban los minutos y sus jugadores importantes no aparecían. Ausente Xavi, Eto'o no cazó ni un remate dentro del área, Messi jugó lastrado por las múltiples faltas que sufría y sólo Henry ofrecía buenas sensaciones desde la izquierda.

El Madrid capeó el temporal del primer cuarto de hora. La mejor oportunidad del Barça en el primer tiempo fue una jugada individual de Abidal, que salvó Metzelder, en un remate cercano. Los madridistas decidieron buscarle la espalda a Alves en sus subidas como único recurso y tuvieron en Drenthe a su jugador más importante en ataque. El holandés protagonizó dos de las tres jugadas ofensivas que su equipo tuvo en el primer tiempo.

En la primera, habilitó a Sneijder en un remate que salvó Valdés y en el minuto 26 el portero del Barça estuvo decisivo al salvar un gol en una acción de uno contra uno ante Drenthe tras un error de Alves. Antes del descanso, Henry, en un desborde sobre Salgado, tuvo el gol, pero Casillas estuvo muy acertado.

Intentó Guardiola darle otro aire a su equipo en el segundo tiempo y puso a Busquets por Gudjohnsen, visto que el Barça no acababa de funcionar, y el cambio fue providencial, porque siete minutos más tarde Busquets forzó un penalti de Salgado. Eto'o no acertó, porque Casillas estuvo perfecto y, entonces, el Barça firmó sus mejores minutos. Salvo una gran ocasión de Palanca, en el minuto 78, la inercia presagiaba una victoria del Barça, pero lo hizo con un guión cambiado, porque se apuntó a la épica.

Con los azulgrana volcados, Puyol se elevó sobre la defensa del Madrid en un córner y Eto'o remató con el muslo en el minuto 83. Un gol que acabó con el orden blanco. El 2-0 fue una obra de arte, en un contragolpe iniciado por Henry y culminado por Messi. Sufrió el Barça, pero demostró que cuando las cosas se complican, tiene otros registros, por ejemplo la heroica. Con este triunfo, el Barça se escapa un poco más en la clasificación y deja al Madrid a 12 puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios