La enésima oportunidad de Valle

  • El meta, que debutó en Liga en Valencia, será titular en El Arcángel ante la Real

Comentarios 3

Perseverancia. Ésa es, sin lugar a dudas, una de las principales características de David Valle. El meta barcelonés vuelve a sentirse importante después de unos meses no demasiado fáciles. Y es que a nadie le gusta ser segundo plato. Pero él sabe esperar su oportunidad mejor que nadie. El sábado, en el Ciudad de Valencia, volvió a vestirse de corto para relevar a Raúl Navas -el portero elegido por José González, antes, y Luna Eslava, ahora, para formar en el once inicial-, expulsado minutos antes por Hevia Obras. No tuvo suerte, recibió tres goles y el equipo cedió su cuarta derrota consecutiva. Pero él mira ya al frente.

Su primera oportunidad para redimirse de sus pecados le llegará el próximo 4 de enero, con motivo de la visita de la Real Sociedad a El Arcángel. Formará parte del equipo titular por primera vez en la temporada -Copa del Rey al margen- con la intención de ganarse la confianza del técnico cordobés. Antes ya lo consiguió con Pepe Escalante y José González. El único que nunca acabó de confiar en el catalán fue Paco Jémez, con el que también tuvo minutos por las desgracias -deportivas y en forma de lesiones- que le sucedieron a Julio Iglesias.

Ahora, el desgraciado es Raúl Navas. Competición lo sancionó ayer con un partido por su expulsión ante el Levante -el club, finalmente, no recurrió la roja- y, además, su concurso en la primera cita del año no está totalmente confirmada por su estado físico. Antes de marcharse a los vestuarios, en un choque con Jorge Pina y Álvaro del Moral, sufrió un golpe en la rodilla izquierda que se traduce en un "leve esguince con contusión en la cara posterior", una dolencia que le obligará a guardar reposo entre siete y diez días.

David Valle aterrizó en Córdoba en enero de 2006. Pepe Escalante ya había tomado el mando tras el pésimo inicio protagonizado por Quique Hernández. Y solicitó un reforzar la portería en el mercado invernal ante la poca confianza que le transmitían Jonathan (hoy en el Albacete) y Sebas (Conquense). El elegido fue Valle, que dejó el Hércules para probar fortuna en El Arcángel. Tardó apenas cuatro partidos en ganarse la titularidad, un sello que mantuvo hasta el play off de ascenso de Pontevedra y Huesca -Javi Cuadra, el otro pujante para el puesto ese curso sólo disputó un partido- que cerró los dos añitos en el infierno de la entidad blanquiverde.

Luego, de vuelta a Segunda División, volvió al ostracismo. Emilio Vega incorporó a Julio Iglesias días después de despedir a Escalante. Y Paco Jémez eligió al asturiano para ser su guardián bajo el arco. No acertó. Eso sí, sólo lo quitó cuando en el duelo casero ante el Salamanca, Iglesias cayó lesionado de gravedad tras un choque con David Rodríguez. Valle quedó como primer portero, con Fernando López en la recámara -situación que se repetirá ante la Real-, aunque con la recuperación de Iglesias volvió al banquillo.

La llegada de José González supuso otra oportunidad para el barcelonés, uno de los cuatro capitanes del Córdoba actual. Valle fue el elegido para disputar los partidos finales, en los que el Córdoba se jugaba el ser o no ser en la categoría. Y cumplió notablemente su cometido, algo que no le sirvió para empezar de titular este año. Raúl Navas partía con ventaja por el conocimiento que el técnico tenía de él y el tiempo ha demostrado que la elección no fue mala. Ahora, Luna Eslava se ve obligado a cambiar de nuevo. Es la enésima oportunidad para David.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios