Para empezar, la vigente campeona

  • Los de Juan Carlos Pastor debutan la próxima madrugada ante la favorita Croacia · El objetivo es lograr un buen cruce

La selección española de balonmano, con Juan Carlos Pastor al mando de las operaciones, afronta los Juegos de Pekín con la mente puesta en las medallas y su primera "piedra" en el camino es el vigente campeón olímpico, Croacia, equipo al que se enfrentará mañana en el Gimnasio Nacional de Pekín (03:00 en España y 09:00 en China).

El equipo nacional, como le gusta decir a Pastor, ha estado ininterrumpidamente en unos Juegos desde Moscú 80, y es una de las opciones de medalla para la representación española en Pekín, aunque el entrenador vallisoletano ha apelado a la prudencia e indicó que hay que ir "partido a partido" y "fabricarnos un buen cruce, que es la clave".

A nadie se le escapa que quedar fuera de "los metales" supondría una pequeña decepción tras la evolución mostrada en algunas de las últimas citas internacionales, como el campeonato del mundo de 2005, en el que la selección se colgó el oro.

Juan Carlos Pastor ha contado en esta ocasión con David Barrufet, Juan García, Iker Romero, Víctor Tomas, Albert Rocas, Rubén Garabaya y Demetrio Lozano (Barcelona), José Hombrados, David Davis y Alberto Entrerríos (Ciudad Real), Cristian Malmagro (Portland), Raúl Entrerríos y Carlos Prieto (BM Valladolid) e Ion Belaustegui (Logroño).

Demetrio Lozano es el jugador más veterano de la selección, excepto los dos porteros (Barrufet y Hombrados), y el que puede asumir parte del liderazgo de un equipo que fue campeón del mundo en 2005, pero en el que faltan hombres de tanto peso especifico como el central Chema Rodríguez, el pivote Rolando Uríos o el lateral Mateo Garralda.

El combinado nacional lo ha pasado mal para llegar a los Juegos después de un mal Europeo, donde acabó en novena posición, y un mundial en Alemania donde logró un discreto séptimo puesto.

En su grupo de Pekín 2008 están, además del campeón olímpico en Atenas, rivales tan duros como Francia o Polonia, aunque en el otro están el actual campeón de Europa (Dinamarca) y el campeón mundial (Alemania).

El peor síntoma de debilidad de España es que sufrió mucho más de lo previsto para meterse en estos Juegos Olímpicos tras ganar de forma agónica en el preolímpico de París el último partido a Túnez (28-29).

Sin embargo, hay que confiar en "la magia" de Juan Carlos Pastor, un técnico acostumbrado a renovar equipos cada año (lo hace en su club) y que es "un estudioso" del balonmano. El vallisoletano es consciente de que su equipo puede aspirar a lo máximo en Pekín, llegar aquí y colgarse el oro es su sueño como entrenador, aunque la competición va a ser dura y cuenta con la presencia de los dos últimos campeones olímpicos (Rusia y Croacia).

El extremo español Juanín García aseguró durante la recepción en la Casa de España en Pekín que ve a la selección con "hambre" de medallas, aunque reconoce que van a ser unos Juegos Olímpicos "muy disputados".

Para Juanín, que reconoce que las medallas se van a disputar "entre cinco selecciones", habrá un día clave en los Juegos y será el próximo día 20 de agosto, cuando se producirán los cruces de cuartos de final y donde, a su juicio, "nos lo jugamos todo".

Coincide pues con Pastor en señalar como "día D" el cruce de cuartos aunque antes, la selección abre el torneo masculino contra Croacia y será un encuentro inaugural entre dos de los principales favoritos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios