Tanto dinero como trabas

  • El Barcelona, pese a contar con los 222 millones del traspaso de Neymar, no logra cerrar al sustituto del brasileño

  • La inflación, principal escollo

Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, después de comparecer ante los medios en un acto reciente. Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, después de comparecer ante los medios en un acto reciente.

Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, después de comparecer ante los medios en un acto reciente. / Alejandro García / efe

El Barcelona continúa sufriendo las consecuencias del multimillonario traspaso de Neymar al Paris Saint-Germain: los 222 millones de euros que ingresó por él se han convertido en un lastre para buscar a su sustituto.

Si la rápida inflación del fútbol ya se estaba antojando una amenaza en los últimos tiempos por los enormes ingresos televisivos de la Premier League y por la igualmente grande inversión del fútbol chino, la cantidad récord pagada por el club parisino para contratar a Neymar ha terminado por generar una escalada de precios generalizada que por ahora tiene un principal perjudicado. Y es el equipo azulgrana.

El Barcelona es consciente de que tras la traumática salida de una de sus estrellas por tanto dinero debe buscar sustitutos que no sólo cubran el hueco que deja el brasileño en la cancha, sino también el que deja en el corazón de sus hinchas.

Sin embargo, el gran problema es que sus rivales también saben de esa necesidad y por supuesto quieren beneficiarse de ella. Por eso, y conscientes de que la billetera de los azulgrana está llena, les están pidiendo cantidades que antes del traspaso de Neymar hubieran resultado inverosímiles.

Es algo que le ha ocurrido con los tres nombres marcados como favoritos para reforzar el equipo que dirige Ernesto Valverde. Primero fue el zaguero Íñigo Martínez, por el cual la Real Sociedad se negó a negociar remitiéndose a su cláusula de 32 millones de euros, y esta semana se encontró con las duras posiciones que Borussia Dortmund y Liverpool mantienen con sus otros dos pretendidos: Dembele y Coutinho.

Dembele lleva días haciendo guiños al Barcelona y el último le terminó costando una sanción: no se presentó al entrenamiento del jueves y recibió una suspensión de varios días y una multa económica. El club alemán confirmó a la vez que rechazó una oferta de los azulgrana por el prometedor atacante. El francés fue fichado por el Dortmund la pasada temporada al Rennes por 15 millones de euros y ahora, según comentan distintos medios alemanes, el club germano pide 150 al Barcelona por él.

Por otro lado, el Liverpool se niega a dejar salir a Coutinho a pesar de que el Barcelona llegó a ofrecer hasta 100 millones de euros, según informó el miércoles la cadena británica BBC. Ayer el club inglés reafirmó su postura en un escueto pero contundente comunicado: "La decisión definitiva del club es que ninguna oferta por Philippe será considerada y que él seguirá siendo miembro del Liverpool cuando se cierre el periodo de fichajes".

"No sé dónde estamos yendo, no quiero pensar que estamos construyendo una burbuja que luego puede estallar como ha ocurrido en el mundo inmobiliario, con todos los daños que ha creado en la economía mundial", observó Ramón Rodríguez, Monchi, exitoso ex director deportivo del Sevilla que trabaja actualmente en la Roma.

Karl-Heinz Rummenigge, jefe de la junta directiva del Bayern Múnich, también se mostró crítico con los precios que se manejan. "En el marco de la compra de Neymar me hice una vez la pregunta: ¿Neymar o el Allianz Arena? A lo que tengo que decir claramente que preferimos y es más importante el Allianz Arena", comentó el directivo, de 61 años, sobre el estadio de su club.

"Nosotros debemos seguir otra filosofía. No queremos y tampoco podemos, y eso es algo que también es visto como correcto por la opinión pública y por nuestros fans, creo yo", añadió Rummenigge.

Al Barcelona aún le queda margen hasta la noche del 1 de septiembre (día del cierre del mercado) para invertir el curso de alguna de sus negociaciones, pero de lo que no hay dudas es de que no lo va a tener fácil en este mercado inflacionario que tan consciente es de sus necesidades como de sus recientes ingresos y desorbitados ingresos. Y los que están por llegar...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios