El cuñado de Kike Mateo le quita la vida a la Real

  • El Salamanca empató con un tanto de Isaac, familiar político del sportinguista

Comentarios 1

Cosas de la vida. A Isaac Jové seguro que le cayó una buena prima desde Gijón. Si no es la institución asturiana la que le paga una morterada por el gol que metió en Anoeta, seguro que su cuñado (Kike Mateo, máximo goleador del Sporting en lo que va de temporada) le invitará en verano a unas buenas fabes con almejas regadas con sidra o algo similar. En esta época de maletines, laca y caspa a gogó, de vez en cuando viene bien recordar una historia de corazón. Que es para lo que realmente se inventó el fútbol. Y no para los bancos.

se merecen regresar

Duele, porque fue el Córdoba el perjudicado, pero es justo reconocer que el ambiente que se vivió el sábado en El Molinón no fue de Segunda. Una afición así de volcada, un estadio como ése y un amor por los colores tal no merecen otro lugar que la Primera División. Volverán. Pronto. Si es que alguna vez dejaron de ser o de sentirse de la elite.

se merecen bajar

Llegaron por la puerta de atrás y tiene toda la pinta de que vayan a irse por el mismo camino, con la misma celeridad y casi idéntica clandestinidad. Pina y sus adláteres compradores tenían en su mente llevar al Granada 74 prima (el auténtico e histórico está secuestrado entre Tercera y Regional) a Primera División. Y van a acabar con un muerto en Segunda B. Es fácil pensar que la continuidad de ese proyecto en una categoría tan residual como la de bronce es una quimera. Y, mientras, el Oviedo, el Pontevedra o el Linares (los tres equipos se quedaron el domingo sin opciones de ascenso) siguen padeciendo en el infierno. Volvemos a lo del corazón. En fin.

fratricidio en vitoria

Pocas veces ha pasado algo similar. El domingo, la Real Sociedad (equipo vasco) puede mandar a Segunda B al Alavés (equipo vasco). El Alavés (equipo vasco) puede dejar sin ascenso a la Real (equipo vasco). Se mire como se mire es extraño. Por una vez, dos conjuntos euskaldunes van a tener que dejar al lado el habitual compadreo e ir a muerte. Fratricidio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios