La columna vertebral sufre una revolución

  • Las llegadas de Gaspar, Carpintero y Yordi, llamados a ser los nuevos referentes, dotan de más calidad y pegada al equipo · La portería sigue siendo la única demarcación que deja dudas

Como no podía ser de otra forma, el Córdoba 2008-09 llevará impreso el sello de José González. El técnico gaditano, una vez conseguida la permanencia en Anoeta, aceptó el reto de prolongar su aventura en el club blanquiverde siempre que la dirección deportiva satisficiera sus necesidades. De momento, y a la espera de cerrar las incorporaciones de un lateral que pueda actuar en los dos costados y un mediapunta, el entrenador cordobesista tiene ya a sus órdenes a los hombres que solicitó. De hecho, la columna vertebral del equipo para el próximo curso será totalmente nueva tras los fichajes de Raúl Navas, Gaspar, Santi Carpintero y Yordi. Todos ellos llegan con el cartel de titulares colgado del brazo y están llamados a erigirse en las referencias de sus respectivas zonas. José Vega y Pepe Díaz, las otras caras nuevas del proyecto, parten en ligera desventaja con Arteaga y Asen, respectivamente.

De todas las novedades que el Córdoba ha presentado hasta la fecha, quizás la que más dudas despierta sigue estando en la portería. Raúl Navas, un meta de perfil bajo y eterno suplente en todos sus destinos, no acaba de transmitir la seguridad que se le echaba en falta al defenestrado Julio Iglesias. Aun así, parece que parte con ventaja respecto a David Valle dado que llega avalado por José González, el único técnico que ha confiado en él como cancerbero titular desde que diera el salto al fútbol profesional en el Cádiz.

Mucha más calidad, experiencia y pegada tienen los otros tres referentes del próximo Córdoba. Gaspar aterriza por fin en el club de su tierra con un extenso bagaje profesional a sus espaldas y tras convertirse en uno de los baluartes en la milagrosa salvación del Alavés. El cordobés está llamado a liderar el engranaje defensivo, bien acompañado por el capitán Pierini o Pablo Ruiz. Aun así, su polivalencia y capacidad para actuar tirado a la banda derecha le otorga un papel de indiscutible en los esquemas de José González a pesar de que no era la primera opción -era César Caneda, que se marchó precisamente a Vitoria- para reforzar el eje de la defensa.

Igualmente contrastado en la categoría está Santi Carpintero. El mediocentro leonés apenas ha tardado unos días en coger los galones de la medular, algo que ya demuestra en los entrenamientos en los que el balón es el protagonista. Su concurso se antoja vital en la construcción del juego del equipo, una figura que se echó en falta durante gran parte del curso pasado. Las exigencias de Antonio Tapia en el Málaga han hecho el mejor favor posible a un Córdoba que ha encontrado en Carpintero la brújula de su engranaje y la prolongación de José González en el terreno de juego.

De la capacidad de liderazgo que sea capaz de imponer el leonés dependerá en parte el rendimiento de Yordi. El delantero isleño llega avalado por sus números de la campaña pasada en el Xerez, donde fue un hombre clave en la salvación azulina con los 20 goles que le sirvieron para ser el pichichi de la categoría. El Córdoba ha encontrado una referencia en el área. Ahora sólo necesita que los hombres de banda -Cristian y Guzmán por la derecha, y Arteaga y José Vega por la izquierda- lo surtan de balones cada partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios