A cerrar el año a lo grande

  • El conjunto provenzal recibe a un candidato al ascenso en su última cita de 2007 en el Municipal con la intención de alargar su racha triunfal y colarse en 'play off'

Ha llegado la hora de la verdad. La hora de asaltar la zona de play off. La hora de que el Lucena se postule definitivamente como aspirante a todo. La hora de que dé ese golpe de autoridad encima de la mesa que ansían todos los aficionados lucentinos, que andan como locos con el buen hacer de su equipo en la temporada de su estreno en el grupo IV de Segunda B. No es para menos. El cuadro provenzal anda quinto, con los mismos puntos que el cuarto, un Águilas que sólo lo supera por haber logrado más número de goles. Además, cerrar el año en casa con una alegría que deje abierta la puerta de la fase sería el mejor regalo para un club que no olvidará fácilmente lo vivido en 2007, el año en el que por fin dio el salto a la categoría de bronce.

Pero la prueba que le espera esta mañana -la directiva ha vuelto a colocar el partido a las 12.00- no es cualquier cosa. Llega el Ceuta, un claro candidato al ascenso que levantó sus cartas cuando destituyó a Coco Quintero la pasada semana -de momento, y a falta de que el sevillano se desvincule completamente del club es el director deportivo José Enrique Díaz el que se ha hecho cargo del equipo- por sumar tres empates consecutivos. Los caballas son sextos, un escalón por debajo del Lucena. Y llevan cinco semanas sin perder. Un buen registro. Lástima que el de los aracelitanos sea de matrícula: diez semanas invicto y tres sin encajar ni un solo gol.

Pese a todo, Toni García, el zamora indiscutible del grupo con sólo nueve goles encajados después de 16 partidos -en la categoría mandan Fabricio (Deportivo B) y Pampín (Seatao River), con seis- no debe tener miedo alguno. El Ceuta llega al Municipal en plena crisis goleadora. Sólo Castells y Enzo Noir -el argentino, ex del Pozoblanco, es el pichichi ceutí con siete dianas- han visto portería en las últimas cuatro semanas, un bagaje muy pobre para intentar asaltar un fortín del que sólo han sacado tajada el Alcalá, el Jaén y el Mazarrón... y en el que únicamente sevillanos y murcianos han podido marcar.

En mantener esta solidez atrás está siendo clave el trabajo del centro del campo. Y ahí es, precisamente, donde Antonio Montero tiene su única ausencia -amén de la ya conocida del lesionado Sarmiento- para recibir al conjunto norteafricano: el sancionado Juanlu, que vio la quinta amarilla de su primer ciclo en la visita al líder Betis B. Porque lo de Sara no tiene visos de arreglarse. El argentino no cuenta. Entrena por su cuenta y con el filial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios