Fútbol · Fase de ascenso a Segunda División B

Una cantera prolífica y acostumbrada a subir

  • El Racing de Santander B, duro adversario del Villanueva, ha superado cuatro de las cinco fases que ha jugado desde 1997

Comentarios 1

De Gento, el único jugador poseedor de seis Copas de Europa, a Iván Bolado, el autor del gol que llevará por primera vez al Racing del Santander a la UEFA, va algo más de medio siglo. Ambos son productos de la cantera cántabra, un surtidor inagotable que está a dos pasos de recuperar su plaza en Segunda B. Pero para ello tendrá que superar el escollo del Villanueva. No será fácil. Será una batalla entre veteranos y noveles.

El Racing B no será un obstáculo sencillo para el cuadro jarote. Es todo un especialista en dar el salto de Tercera a Segunda B. Desde 1997 ha disputado cinco fases de ascenso -cuatro bajo el formato de liguillas-, de las que ha salido victorioso en cuatro. La última, emulando el camino del Villanueva en el curso 2004-05, en la que se produjo el cambio de formato hacia el play off. Aquel filial en el que brillaban gente como Matabuena (Sporting), Juanjo (Sevilla Atlético), Cristian Portilla (Racing de Ferrol) y Antonio Tomás (Deportivo) quedó campeón del grupo III y superó en las eliminatorias decisivas al Sariñena oscense (0-1 y 2-0) y al Gernika vasco (0-2 y 2-2).

Luego, su aventura en la categoría de bronce apenas duró dos temporadas. Exactamente lo mismo que la del Villanueva. Es su sino. De hecho, sus últimas siete campañas en Segunda B se han saldado con cinco descensos. Es la factura que tiene que pagar por dar salida a sus jóvenes cachorros. Algo que lo ha caracterizado desde siempre, incluso cuando se denominaba Rayo Cantabria. Pasó con Vicente Miera, Marcos Alonso, Quique Setién, Santillana, Pedro Munitis (en la ilustración), Pablo Sierra, Ismael, Pablo Casar, Neru... Jugadores todos de clase media en Segunda o Primera División. Un futuro que espera a otros como Bolado, Marcano o Luisma, que esta campaña ya han participado en el Racing de la mano de Marcelino García.

Con todo, el gran peligro al que deberá hacer frente el Villanueva se llama Roberto Platero. El delantero de Santoña es de un perfil totalmente diferente a Igarki, el pichichi en el que basaba su suerte ofensiva el Portugalete en la ronda anterior. Platero, con apenas 21 años, es un punta escurridizo que puede jugar tirado a la izquierda y ha sumado este curso la friolera de 26 dianas. Ya debutó en Primera en la última jornada de la pasada campaña bajo la bendición de Miguel Ángel Portugal, al sustituir al canario Momo en el minuto 69 del Racing-Betis que condujo a los verdiblancos a la salvación. Aquel día compartió vestuario con el hoy cordobesista Cristian Álvarez.

Éstas son las señas de identidad del Racing B, que está dirigido por Ángel Viadero, finalizó el campeonato de Tercera en segunda posición de su grupo con 88 puntos y eliminó al Iruña en la primera ronda de la fase de ascenso, tras imponerse en Pamplona (0-2) y empatar en los Campos de Sport de El Sardinero (0-0). El Villanueva ya sabe a qué atenerse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios