balonmano fase de ascenso a división de honor femenina

En busca del retorno a la élite

  • El Adesal persigue uno de los dos billetes que dan opción a estar la próxima campaña en la máxima categoría

  • El Castellón, con el que juega hoy, y el Puig D'en Valls, los rivales a batir

Las jugadores del Adesal posan en las instalaciones de La Fuensanta durante el entrenamiento del pasado martes. Las jugadores del Adesal posan en las instalaciones de La Fuensanta durante el entrenamiento del pasado martes.

Las jugadores del Adesal posan en las instalaciones de La Fuensanta durante el entrenamiento del pasado martes. / barrionuevo

Volver a División de Honor es el gran objetivo del Adesal. Un deseo que puede ser realidad en cuestión de días. No lo tendrá fácil el equipo de Paco Bustos en Ibiza. El Castellón, con el que arranca la fase de ascenso hoy, y el equipo anfitrión, el Puig D'en Valls son los rivales a batir con permiso del Oviedo. En juego están dos plazas para regresar a la élite. La batalla está abierta y las opciones son muy reales.

Sin embargo, el club fuensantino, que entrenará poco antes de su debut sobre la pista de juego, tiene claro que no hay que mirar más allá del primer encuentro, el que disputará hoy ante el potente Castellón (Municipal de Santa Eulalia, 18:30). De hecho, así lo aclara Paco Bustos: "Como empiece una fase puede marcar mucho. No es definitivo pero empezar bien es muy importante porque puedes tener un traspiés el segundo día y te la juegas en el tercero". Pero "si pierdes, no puedes tropezar más y el sábado y el domingo tienes que ganar como sea". "Es el inicio de la competición, los nervios de la fase y el primer partido es muy importante, además nos ha tocado hueso duro de roer como es Castellón", aclara el técnico cordobés.

Bustos aclara que "nuestra filosofía es ir pasito a pasito" para conseguir el objetivo

Con la idea muy clara, Bustos afirma que las jugadoras "están bien, contentas, cada vez más metidas en la fase". "A ver cómo se da la cosa, la fase nunca sabes cómo va a salir, esperemos que bien, pero hasta que no empiece la faena...", aclara el preparador del club fuensantino. También reconoce que "en una fase a un partido puede pasar cualquier cosa. Somos cuatro equipos muy igualados y los pequeños detalles van a definir los partidos". "Si esos detalles están de tu parte, y están trabajados para intentar que sean así, podemos llevarnos una alegría. Si están de la otra parte, lo podíamos haber hecho mejor", aclara Bustos, que reitera que "está todo muy abierto, aunque veo a Ibiza un poquito por delante por el tema de que juegan en casa y a Castellón por el tipo de equipo que es".

La clave para sellar el objetivo no es otro que "vencer a la ansiedad, a los nervios y ser nosotras mismas jugando. Tener tranquilidad y no querer solucionar el tema muy rápido. Pero sobre todo ir pisando poco a poco, son partidos de 60 minutos y luego vendrá otro. Hay que ir poquito a poco, porque serán partidos muy igualados que se resolverán por pequeños detalles, y tenemos que tener mucha paciencia", comenta el técnico del Adesal. Aunque no esconde su deseo de "ascender, como todos los que hemos venido aquí", vuelve a reiterar que "nuestra filosofía es mañana -por hoy- que jugamos con Castellón y cuando pase ese partido pensaremos en el sábado y luego pensaremos en el domingo".

El Adesal ya tiene la mente puesta en este primer compromiso, que sin duda marcará su devenir en los siguientes duelos de la fase en Ibiza. Las fuensantinas, que tienen renqueantes a Alba Sánchez y Andreea Marin, jugarán mañana ante el Oviedo, que disputa su primer envite hoy ante el anfitrión, el Puchi. Con un ambiente infernal, con más de mil seguidores en las gradas del Municipal de Santa Eulalia, el cuadro ibicenco será el último rival del conjunto cordobés, que quiere pescar una de las dos plazas de ascenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios