córdoba cf

Con el aval de los números

  • Con las matemáticas en la mano, el conjunto blanquiverde tiene todas las papeletas para mantener su plaza en la categoría · Incluso perdiendo, el Córdoba se salvaría en un 86 por ciento de los casos

Comentarios 2

Arquímedes, Fermat, Galileo, Kepler... Con una alineación de tanto peso está claro que el Córdoba se salvaría el domingo. Sobre todo porque todos esos matemáticos, y la ciencia que tanto amaron y sobre la que fundamentaron su vida avalan actualmente la situación del equipo de José González. El Córdoba tiene muchas posibilidades de seguir en Segunda División. Tantas como que, sin que empiece a rodar el balón y tras los resultados de la pasada semana, las estadísticas le dan un 95 por ciento de opciones de conservar la categoría. Una cifra elevada, sobre todo comparada con las de otros invitados a esta fiesta del chivo en la que se ha convertido el final de temporada. El Racing de Ferrol, por ejemplo, es el que peor lo tiene y cuenta tan sólo con un 30, 04 % de opciones de agarrarse a la Liga BBVA. El Alavés, pese a la euforia tras el triunfo ante la Real, no llega al 50 % de probabilidades de salvarse de la quema. Curioso el caso del Xerez que, pese a estar por debajo en la clasificación del Albacete, tiene ahora mismo más chances que los manchegos (84,22 por 80,52). Todo por obra y gracia de los distintas diferencias de goles.

Estos datos son así, en bruto, sin hacer cábalas sobre todo lo que puede ocurrir el domingo a eso de las 20.00, cuando ya se sepa qué habrán hecho unos y otros sobre los terrenos de juego (en el campo, la verdad...).

Lo único seguro para el Córdoba a estas alturas es que, si gana, conservará la categoría. Al igual que Albacete, Xerez y Cádiz. Una suerte con la que no pueden contar Racing de Ferrol y Alavés, dos que tendrán que estar más pendientes de otros tanteos que de lo que ellos mismos puedan hacer ante los desmotivados (o no, ¿quién sabe?) Castellón y Celta.

Y ahora empiezan las complicaciones. ¿Cómo se verían alteradas las opciones del Córdoba si no pasara del empate en Anoeta? Realmente, no en mucho. Sólo en un 1,23 % de los casos se viviría un drama en las dependencias de El Arcángel. Es decir, hablando en plata: Muy mala suerte tendrían que tener los de blanco y verde para que, sumando un punto, se vieran condenados al infierno.

Estos números, tan presentes en la cabeza de los jugadores, hacen que, ayer mismo, David Valle le diera a la equis el valor que realmente tiene en un choque como el de mañana: "No encajar te hace tener el noventa por ciento del trabajo hecho, así que asumo esa responsabilidad". Noventa no, 98 por ciento de posibilidades. Si puntuando el Córdoba bajase, sería para pensárselo.

Por último, cabe la posibilidad de una dolorosa derrota. Aquí la cosa se complica, pero ni mucho menos supone una muerte directa. Muchas cosas tendrían que pasar para que, perdiendo, el Córdoba descendiese a Segunda B. Para empezar, tendrían que ganar dos equipos entre Alavés, Cádiz y Ferrol (que tienen uno y dos puntos menos respectivamente) o empatar al menos Xerez y Albacete (con los que tienen la bendita diferencia de goles ganada). En esos casos, el Córdoba quedaría por debajo. En todos los empates múltiples (triples o cuádruples) saldría airoso. Unas circunstancias que dejan las opciones igualmente elevadas en caso de derrota. Tantas como que en el 86,83 por ciento de los casos habría fiesta en San Sebastían pese a no sumar sobre el campo.

Esos son los datos. Los fríos y racionales cálculos de probabilidades que sólo tienen presentes los números, las variables... Luego es necesario tener presentes otra serie de imponderables que son la salsa del fútbol. Léase por ellos aficiones encendidas y campos llenos, buenos y malos momentos de los distintos equipos, árbitros condicionados y el aliño verde de cada verano en forma de maletines (que, como las meigas, haberlos háylos).

Sea como sea, si es usted uno de los que le gusta verlo todo oscuro, haga caso por una vez en su vida a las calculadoras y deje en paz sus uñas hasta mañana. Entonces, Arquímedes, Fermat, Galileo y Kepler se irán al banquillo y su lugar sobre el césped de Anoeta lo ocuparán los Valle, Mario, Rubén... que de fútbol saben más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios