De Viena a Suráfrica: el camino al Mundial

Tras alcanzar el sueño de la Eurocopa en Viena, la selección española ya apunta al gran evento de Sudáfrica 2010. El viaje comenzará muy pronto. El 6 de septiembre los campeones de Europa estrenarán ante Bosnia-Herzegovina su corona en el primer partido de clasificación. El resto de rivales del grupo -Turquía, Bélgica, Armenia y Estonia- aparecen como víctimas propicias también para que España siga engordando sus estadísticas: lleva 22 partidos sin perder y 11 triunfos en los últimos 12 encuentros.

El hito de la Eurocopa, el mayor de la historia del fútbol español, le va a permitir al equipo empezar a recorrer caminos desconocidos. Así, el equipo está clasificado automáticamente para la Copa Confederaciones, que se disputará en Sudáfrica del 14 al 28 de junio de 2009.

Ya estaban clasificados para el torneo, que se disputará en cinco ciudades sudafricanas y entre ocho países, Sudáfrica -anfitrión-, el actual campeón mundial -Italia-, y los campeones continentales Estados Unidos (América del Norte y Central), Brasil (América del Sur), Irak (Asia) y Egipto (Africa). El grupo se completará con el campeón continental de Oceanía.

Además de las estadísticas que presenta, España desplegó en Austria y Suiza el mejor juego del torneo, el más ofensivo y el más vistoso. Pero además, el mejor jugador fue Xavi y de los 23 que conforman el equipo ideal del campeonato hay nueve pupilos de Aragonés. Más: el portero Iker Casillas sólo encajó tres goles.

Pero a los números se suman otros intangibles. Sergio Ramos se acordó de su ex compañero fallecido Antonio Puerta, que fue internacional una vez y murió hace menos de un año por un problema cardiaco en plena cancha.

El portero Andrés Palop hizo un guiño a todas esas generaciones que se quedaron a las puertas, y por eso se puso la camiseta de Luis María Arconada, cuyo error en la final de la Eurocopa de 1984 le dio el título a Francia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios