Fútbol l División de Honor Juvenil

Victoria para cerrar el círculo

  • El Córdoba finaliza la primera vuelta de la competición con un apurado triunfo sobre el Puerto Malagueño, que sólo estiró sus líneas cuando tenía todo perdido

El Córdoba consiguió sacar adelante el partido que cerraba la primera vuelta de la competición derrotando al Puerto Malagueño. Desde el pitido inicial, los discípulos de Alfonso Hidalgo salieron enchufados al encuentro, volcándose descaradamente sobre la portería defendida por Dani.

Sólo habían transcurrido siete minutos cuando los blanquiverdes pudieron adelantarse en el marcador, aunque el tanto conseguido por Juan fue anulado por el colegiado en una decisión más que dudosa.

El conjunto local volvió a la carga y los problemas se le acumulaban al Puerto Malagueño. El meta visitante fue el que despejó una falta de Fernández que iba camino de la red.

Los malagueños capeaban como podían el acoso rival, aunque no pudieron impedir que antes de la media hora de juego el Córdoba se adelantara en el marcador. Lasli, involuntariamente, tocó el balón con la mano dentro del área y el correspondiente penalti lo transformó Juan en gol.

El tanto obligó a los visitantes a abrir sus líneas para buscar el portal de Alberto, pero los malagueños no hicieron trabajar prácticamente al meta cordobesista.

Tras la reanudación, el Puerto Malagueño buscó con ahínco el empate, pero los cordobesistas, a la contra, pudieron certificar su triunfo. Antes de la hora de juego, Fran tuvo la oportunidad de hacerlo, pero su volea fue despejada con muchos apuros por Dani cuando el balón ya se colaba.

El técnico local oxigenó a su equipo dando entrada a Chiqui y Vílchez, dándole otro aire al encuentro. Esto no impidió que los visitantes siguieran insistiendo con más corazón que cabeza.

A falta de un cuarto de hora, Manuel recibió un servicio de Porfi y, con un perfecto remate a la media vuelta, sentenció el duelo pese a que sólo tres minutos después el Puerto Malagueño se metiera de nuevo en la pelea al cabecear Luque una falta botada por Medina. Pero ya no hubo tiempo para más y los últimos intentos visitantes murieron sin que Alberto sufriera siquiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios