Córdoba cf

Tensión sí, miedo no

  • Las últimas sesiones de entrenamiento previas al duelo de Anoeta reflejan la ansiedad de un final de temporada muy incierto · Asen admite que la intensidad no permite que “haya mucha alegría ahora”

Comentarios 1

Si tiene remedio, para qué preocuparse. Si no tiene remedio, para qué preocuparse. Ese proverbio chino se podría aplicar perfectamente al estado de ánimo en el que se mueven los jugadores del Córdoba para el último encuentro de la temporada. Saben que lo tienen en su mano y, por eso, dejan de lado la ansiedad para centrarse en minimizar el efecto pánico (por el vértigo) que puede provocar todo lo que puede suceder el próximo domingo. El último y el primero. O las dos cosas. Así, en una sesión tan intensa como las de los últimos días, ayer se vio una plantilla donde la sonrisa ha dado paso a la seriedad.

Sin hueco para bromas, como corroboraba uno de los más risueños y cachondos de la plantilla. Asen comentaba que “en el vestuario hay tensión y la gente está muy concentrada. No hay un ambiente de mucha alegría porque se piensa en lo que nos estamos jugando, que es mucho. Pero hay ganas porque es un partido para disfrutarlo”.

Un encuentro que hay que calificar, lógicamente, como final. De hecho, el propio atacante hacía de periodista y reconocía que “no cabe otro titular para el partido”. Un choque que puede hacer pasar de la gloria al infierno en 90 minutos. Una fuga hacia adelante donde, para Asen, cabe la celebración porque “consideraré el objetivo cumplido. Lo que nos ha pasado es que durante la temporada hemos cambiado de meta dos o tres veces, nos hemos ido adaptando y no sabemos qué celebrar casi. Pero es una satisfacción”.

Con valentía, el madrileño quiso explicar lo que supondría el descenso: “El palo sería grandísimo, independientemente de que se hubiera producido hace unas semanas o pase el domingo”. Y auguró que “la angustia va a durar bastante. Probablemente hasta el último minuto”. Prepárense.

También reconoció que la angustia de la Real también será clave en el choque. Incluso confesó que si el Málaga y el Sporting fueran ganando cómodamente sus respectivos choques le diría a sus rivales que se dejasen llevar, pero  “no creo que me hicieran mucho caso. Yo no me iba a dejar perder tampoco en sus circunstancias”.

En la línea de su compañero, el argentino José Luis Acciari resaltaba que, en la situación en la que se encuentra el Córdoba, “si nos mantenemos hay que celebrarlo y disfrutarlo, porque somos un equipo recién ascendido y no es fácil conservar la categoría”. Sobre todo porque “estar abajo es un sufrimiento”. En ese mismo sentido, fue claro el suramericano diciendo que la nota que sacará la plantilla del Córdoba al final de la temporada depende de este último compromiso: “Si nos mantenemos, seremos unos fenómenos y si bajamos, un desastre. Eso es el fútbol”.

En una campaña extrañísima, el centrocampista recordó que “hay mucho en juego en la última jornada, aunque nosotros pensamos sólo en que nos mantengamos nosotros”. Acciari abandonará seguramente el Córdoba al final de esta temporada pero quiere “dejar al equipo en Segunda. Porque tiene que estar en esta categoría. No tengo ninguna duda”. Eso está clarísimo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios