Copa del rey

El Real Madrid tropieza ante el Celta (2-1)

  • Un gol en el último suspiro de Cristiano Ronaldo evita males mayores. El Barcelona gana en Córdoba, el Sevilla golea al Mallorca y el Eibar elimina al Athletic en el partido pendiente de la ronda anterior.

Comentarios 6

El Celta de Vigo se ha impuesto (2-1) al Real Madrid en Balaídos. El conjunto blanco saltó con menos intensidad que los celtiñas y se vieron superados por los locales. Sin embargo, el tanto final de Ronaldo, que no evitó la sexta derrota del Madrid esta temporada, mantiene el favoritismo madridista de cara a la vuelta. Los de Mourinho saltaron bien al césped de Balaídos, pero pronto empezaron a dejarse llevar. Las tentativas madridistas iban por rachas, aunque su juego vertical mantenía la tensión en el área local. Por su parte, el Celta trataba de aguantar la pelota y buscar con éxito las entradas por banda. Pese a la entrada de Ozil en la segunda mitad, los de Mourinho siguieron sin dominar el partido con lo que el Celta se crecía arropado por su público. En el 55, los de Paco Herrera se ponían por delante gracias al tanto de Mario Bermejo, que aprovechó un gran pase de Krohn-Dehli y la pasividad de la defensa blanca que se quedó parada pidiendo fuera de juego. 

Con el tanto, los de Mourinho se vieron obligados a imprimir una marcha más. El Celta siguió a lo suyo, combinando y llegando con peligro. En un arriesgado saque de banda de Pepe, Bustos recogió el balón para hacer el gol de la jornada con un gran derechazo (2-0). El Madrid se complicaba la eliminatoria. Pero, tras un par de buenas intervenciones del portero local, Ronaldo se plantó solo tras un gran pase de Xabi Alonso para poner el 2-1 y dar oxígeno a los suyos de cara a la vuelta en el Bernabéu. 

El Barcelona, sin sorpresas en Córdoba

El FC Barcelona ha dejado encarrilado el pase a los cuartos de final tras vencer al Córdoba (0-2), con un nuevo doblete de Leo Messi, en su visita al Nuevo Arcángel. El Barça no quería complicaciones y viajó a Córdoba con todo su arsena. Los de Vilanova, que buscan defender corona, disiparon pronto las esperanzas del conjunto cordobés que, junto a su afición, vivió el partido como una auténtica fiesta.

El Córdoba, rodeado de un ambiente propio de las grandes citas, saltó al césped con ganas, presionando muy arriba y disponiendo de alguna ocasión clara de gol. Sin embargo, rebasados los primeros diez minutos, Messi se encargó de silenciar las gradas anotando a placer el primer tanto de la noche en una jugada que comenzó con un disparo a la madera de Thiago. Con la ligera ventaja, el Córdoba dispuso de alguna oportunidad para empatar pero el conjunto culé optó por dormir el partido hasta la segunda mitad. Saizar, guardameta del Córdoba, impidió que el conjunto azulgrana aumentara su renta deteniéndole un potente lanzamiento a Pedro y ganándole un mano a mano a Messi. Sin embargo, el argentino, que los marca a pares, no quiso marcharse de Córdoba sin firmar su segundo tanto y lo hizo en el minuto 74 aprovechando una perfecta asistencia de Thiago. Tras el gol, el Barça prefirió no forzar y optó por asegurar un resultado muy favorable para el partido de vuelta en el Camp Nou. 

Diego Costa hace de Falcao

En el Calderón, el Atlético de Madrid logró una importante ventaja (3-0) ante el Getafe. El fútbol no abundó en la primera mitad y los de Simeone se llevaron el premio gracias a un activo Diego Costa, que convirtió un penalti (1-0) de Alexis en el minuto 17 sobre el propio brasileño. Después, el capitán Gabi tuvo también su ocasión al borde del descanso. El conjunto de Luis García tuvo sus ocasiones, pero Courtois evitó cualquier agujero bajo los palos. Tras el descanso los atléticos salieron con la consigna de no conceder goles pensando en el partido de vuelta. Así, el Getafe apenas gozó de ocasiones mientras que los del Cholo, con Diego Costa a la cabeza ante la ausencia de Falcao, creaban peligro. En el minuto 79, tras un remate al palo del brasileño, Filipe Luis ponía el 2-0 aprovechando el rechazo. Sólido atrás, el Atlético guardó el resultado, y aún pudo aumentar la renta. De hecho Diego Costa culminó el partido perfecto con el segundo en su cuenta particular (3-0).

Goleada del Sevilla

Por su parte, el Sevilla sacó un buen resultado en Mallorca casi sin despeinarse (0-5). Ambos equipos habían llegado a este partido inmersos en una mala racha de resultados en Liga y esta cita suponía una prueba importante para dos técnicos que se encuentran en la cuerda floja. En esta ocasión, fue Míchel quien ganó la contienda gracias a los cinco goles que firmó el cuadro nervionense. El Sevilla resolvió el partido antes de llegar a la primera media hora de juego. En el minuto 13, Negredo cabeceó a gol tras un córner botado por Rakitic y, cinco minutos después, volvió a ver portería al resolver en el área pequeña una jugada iniciada por Manu del Moral. Ya en el 27, Medel dejó la eliminatoria muy encarrilada al aprovechar un pase de Navas para batir a Aouate. El Sevilla continuó ejerciendo su dominio y, a falta de cinco minutos para la conclusión, Botía, con un remate a bocajarro tras un pase de Navas, cerró un resultado que prácticamente sentencia la eliminatoria y deja a Caparrós con muchos apuros.

Sorpresa en La Catedral

El Eibar ha dado la sorpresa en La Catedral al apear al Athletic de la Copa del Rey (1-1) en el duelo de vuelta de los dieciseisavos de final, aplazado por el choque que el conjunto de Marcelo Bielsa tuvo que disputar ante el Hapoel Ironi Kiryat en Israel. Tras la temprana eliminación en la Europa League y la irregularidad que viven en Liga, al Athletic solo le quedaba la Copa para ser feliz. Sin embargo, los de Bielsa fueron incapaces de sobreponerse al 0-0 de la ida y el empate en el feudo rojiblanco le dio el pase a octavos al Eibar, que se medirá al Málaga el próximo día 19. Con Llorente de titular, el Athletic apenas dispuso de ocasiones en todo el partido y, en el minuto 72, Mikel Arruabarrena, de penalti, puso al Eibar con ventaja. En el minuto 88, Aduriz empató la contienda en una jugada a balón parado pero los rojiblancos no tuvieron tiempo de anotar el tanto que necesitaban para clasificarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios