Reafirmación en Gerona

  • El Barça obtiene su sexta victoria seguida tras pasar por encima de los rojiblancos con un Messi estelar

  • Los de Valverde, imparables en la cima

El Barcelona, impulsado por dos autogoles y la rúbrica de Luis Suárez en el tramo final, salió con los tres puntos del estadio Montilivi, en el primer derbi catalán entre ambos equipos en Primera División.

Los futbolistas de Ernesto Valverde, imparables en este inicio de Liga, prolongaron su racha. Ya son seis victorias en otros tantos partidos para consolidar el dominio en el arranque de la competición. El Barça echó por tierra el entusiasmo del Girona, que sólo ha sumado uno de los doce últimos puntos en juego y que acumula 422 minutos sin marcar. Ernesto Valverde y Pablo Machín, sabedores de que el encuentro era el tercero para sus jugadores en tan sólo una semana, dieron un vuelco a sus alineaciones con numerosos cambios respecto a los partidos de la última jornada.

El encuentro empezó con el guión previsto. Desde el primer minuto, el Barcelona fue el dueño de la posesión y del control, mientras el Girona esperaba su oportunidad atrás, encerrado en su propio campo y sin capacidad para responder a las acometidas visitantes. Los futbolistas de Valverde, amos y señores de Montilivi, tan sólo necesitaron tres minutos para asustar a la parroquia rojiblanca, que vio cómo el Barça llegaba con cierto peligro hasta en cuatro ocasiones en los primeros compases del partido.

El primer acercamiento para los de Montilivi fue en el minuto nueve. Después de una buena jugada de Pere Pons, Aleix García recogió un rechace y, desde fuera del área, empaló un balón, que salió a córner. En la siguiente jugada, Douglas Luiz, dispuso de la ocasión más peligrosa. Desde la frontal, el brasileño, el mejor del Girona, conectó un disparo raso que Ter Stegen desvió con la punta de los dedos. Poco después de esta doble ocasión local, llegó el primer gol azulgrana. Con un potente chut de falta, Messi, omnipresente en el partido, forzó un córner botado por Rakitic. El croata puso el balón en el vértice del área, desde donde Jordi Alba conectó un potente disparo y el balón rebotó en Aday Benítez, que entró rozando el palo derecho de la portería de Iraizoz.

Antes del descanso, los visitantes pudieron aumentar la diferencia con dos claras ocasiones de Jordi Alba y Paulinho, pero el marcador no se movió. La situación no mejoró por el Girona a la vuelta de los vestuarios, Messi desperdició un mano a mano ante Iraizoz en la primera llegada del segundo tiempo y en la siguiente jugada, Aleix Vidal culminó una buena carrera con un pase de la muerte que el meta local terminó por introducirse en su propia portería.

El Girona trató de recomponerse con dos ocasiones claras de Douglas Luiz y Michael Olunga, pero fue el Barcelona el que volvió a golpear. En el enésimo balón filtrado a la espalda de la defensa local, Sergi Roberto conectó con Luis Suárez, que fusiló a Iraizoz para sentenciar el partido y dar la sexta victoria seguida al Barça.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios