Pendientes de Hautacam

  • "No podrán ocultar sus cartas", aseguró Unzué, director de Caisse d'Epargne

Como la primera etapa pirenaica realmente no permitió sacar conclusiones sobre el estado de forma de los favoritos, el pelotón del Tour de Francia está pendiente del Hautacam, meta de la etapa de hoy, primera llegada en alta montaña de esta edición.

"Ayer todos escondieron las cartas, hoy no podrán hacerlo" resumió el director de Caisse d'Epargne, Eusebio Unzué, en Bagnères-de-Bigorre, donde sólo Riccardo Ricco se atrevió a mostrar sus auténticas bazas.

El director navarro cree que Hautacam no será el lugar en el que se gane el Tour de Francia, pero sí un termómetro que mida la temperatura de la carrera. "No habrá grandes diferencias, pero se verá como está cada uno" aseguró Unzué.

"Entre los gallos tiene que haber pelea auténtica. Ayer quizá hubo algunos que guardaron sus cartas, todos menos Ricco. Tampoco creo que nadie estuviera para mucho más. He visto bien a Menchov y a Evans, al que tendremos que ver cómo se recupera de la caída. Será una etapa bonita y disputada", afirmó.

Unzúe no ocultó su satisfacción por haber llegado a la alta montaña con dos hombres en plena forma, Valverde y Pereiro. El director español reconoció que, a medida que avanzan los kilómetros, Pereiro sale de la sombra, como si se empezase a ver un as que tenía oculto bajo la manga. "Es verdad que él mismo, con su fortaleza, se está descubriendo un poco como un favorito y no es bueno enseñar tanto. Aquí, a veces, hay que hacer como en el mus, no enseñar las cartas, porque eso te puede dar ventaja. Se me está descubriendo un tapado", dijo.

El Hautacam servirá también para ver las consecuencias de la caída que sufrió el australiano Cadel Evans, otro de los grandes favoritos, que dio con sus huesos en el suelo al principio del ascenso a Peyresourde y que entró en la meta luciendo heridas.

El director del Silence, Mark Sergent, envió un mensaje tranquilizador sobre el estado de salud del australiano: "Me ha dicho que está bien y el doctor afirma que no tiene fractura. Mañana le dolerá al principio, pero espero que cuando llegue a Hautacam ya esté en perfectas condiciones".

La llegada de la alta montaña debe ser también el terreno de Carlos Sastre, que lo afronta desde un cómodo décimo puesto a 1:34 minutos del líder, el luxemburgués Kim Kirchen.

"Si la de hoy no es una etapa para Sastre, no sé cuando será", aseguró su director, Bjarne Riis, que no descartó al madrileño para la victoria final, que tampoco cree que Hautacam sea definitivo. "Si puede ganar mejor, pero lo importante es que esté fuerte y que pueda llegar con los mejores. El Tour se gana todos los días y hay que atacar cuando estás fuerte", indicó el director danés.

Como Unzúe, Riis cuenta con más de una carta para jugar, porque si el madrileño no está en forma, serán los luxemburgueses hermanos Schleck quienes tomen el relevo. "Y ellos también están bien", avisó el director.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios