Novedades en la clásica prueba del Figueroa

El próximo lunes, la tradicional San Silvestre del Parque Figueroa celebrará sus Bodas de Plata cerrando el año con una de sus ediciones más novedosas.

Dos circuitos completamente nuevos se convertirán en una complicada prueba para los atletas, que no contarán con la referencia del trazado de años anteriores. El trazado alcanzará los 9.000 metros, con tres vueltas a un nuevo circuito de 3.000 metros y unas impresionantes rectas que cambian por completo la fisonomía de la carrera.

La nueva ruta partirá de la tradicional meta que durante muchos años recibió a la San Silvestre a las puertas de los Colegios Provinciales en dirección al cruce con la calle Isla de Fuerteventura. Una larguísima recta dará paso a un giro a la izquierda por la paralela del Arroyo del Moro (calle Atlántico) hasta Isla de Mallorca. Un recodo conducirá a los atletas hasta las pistas del Club Figueroa para, una vez allí, encarar la última y definitiva recta que conduce a la línea de meta. Esos serán los 3.000 metros que los participantes tendrán que encarar en la última prueba del año, aunque las categorías inferiores mantendrán el antiguo trazado con una distancia de 2.700 metros.

La otra gran novedad en esta edición de la San Silvestre es el importante aumento del capítulo de premios metálico, que este año ascenderá a los 6.000 euros presagiando una inscripción superior al millar de atletas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios