El Nacional de Profesionales, en La Reserva de Sotogrande

  • Carlos Balmaseda defiende un título que ganó en desempate · Santiago Luna aspira a igualar a Cañizares, Piñero y Garrido · Miguel Angel Jiménez, ausente

La Reserva, en la gaditana localidad de San Roque, acogerá la celebración del LXIII Campeonato de España de Profesionales, que se disputará entre el 4 y el 7 de diciembre.

Inaugurado en 2003, La Reserva de Sotogrande está considerado como uno de los mejores recorridos de España. Diseñado por Cabel B. Robinson, el campo gaditano ha albergado importantes torneos de carácter profesional, como la Final del Circuito Nacional en 2005, así como relevantes citas amateurs, entre las que destaca el Campeonato Internacional de España Femenino, Copa S. M. La Reina, este mismo año.

En estos cinco años de vida La Reserva de Sotogrande ha acumulado otros méritos, entre ellos la obtención, en 2007, del Premio Madera Verde de Responsabilidad Ambiental para Campos de Golf, un galardón que pone de manifiesto su sensibilidad en este tipo de asuntos.

El Campeonato de España de Profesionales, que data de 1942, contará con una participación máxima de 120 jugadores que completarán dos vueltas de 18 hoyos, estableciéndose un corte al término de la segunda jornada para que los 50 primeros, más empatados, continúen disputando las dos vueltas finales de la prueba, quedando los demás eliminados.

Este Nacional de Profesionales se creó para contrastar el ranking entre los pocos jugadores que teníamos en España, ya que las competiciones profesionales eran escasas y las salidas al extranjero a competir eran muy costosas y complicadas, por las dificultades que planteaban los viajes en aquella época. Tampoco la afición al golf en España era importante y, como consecuencia, no era fácil organizar un campeonato para unos pocos, porque los patrocinios no se vivían como en la actualidad.

Consecuencia de todo ello es que en aquellos primeros años de existencia del torneo las interrupciones eran habituales y no es hasta 1953 cuando llega la consolidación del Campeonato, que ya no vuelve a tener parones en su historial a pesar de que, en ocasiones, estuvo a punto de no celebrarse.

En su primera etapa no se pudo celebrar en tres de los seis primeros años y, nuevamente, se suspendió la de 1952,última edición fallida hasta nuestros días. Sin embargo, los problemas no se acabaron de solucionar y en 1982 no se celebró, disputándose su edición a efectos del palmarés a principios de 1983 en Santa Ponsa (Mallorca), mientras que la de 1984 acabaría salvándose en el último momento por el patrocinio de Codorniu, que se asoció varios años a la prueba. Fue el peor momento del Campeonato en muchos años.

Dominio reducido

El Campeonato de España de Profesionales ha tenido habitualmente unos ganadores asiduos. Han sido unas épocas marcadas por muy pocos nombres, que se repartían entre ellos los títulos como si estuviesen predestinados. Desde 1953, cuando se produjo la primera victoria de Angel Miguel, hasta 1968, inclusive, se disputaron dieciseis ediciones y se contabilizaron únicamente cuatro ganadores: Angel Miguel, que acumuló seis títulos; Ramón Sota, que venció en cuatro ediciones; Sebastián Miguel, conquistador de otros cuatro campeonatos; y José Gallardo, que sumó los dos restantes.

Ya había jugadores importantes en España, pero parecía que el título habría de repartirse entre los tres más grandes del momento (los hermanos Miguel y Sota), que eran quienes más competían fuera de nuestras fronteras y lo hacían con éxito. Sólo les salió un único competidor respondón, Pepito Gallardo, que demostró sus muchas cualidades para la competición,pese a que se dedicó poco a ella, más inclinado hacia la enseñanza.

Con posterioridad se mantuvo la época de dominio reducido, pero con diferentes nombres, como es lógico. Esta vez, tomando como referencia el periodo 1969-1984, ambos inclusive, se celebraron otras dieciseis ediciones en las que el protagonismo lo ostentaron principalmente Antonio Garrido, José María Cañizares y Manuel Piñero, consiguiendo entre los tres trece ediciones. Garrido sumó los cinco títulos que posee; Cañizares ganó cuatro de sus cinco victorias y Piñero otras cuatro de las cinco coronas que ostenta, quedando las tres victorias restantes para Francisco Abreu, Valentín Barrios y Manuel Ballesteros, que lograron su única victoria en el Campeonato. Con ellos se daba fin a estas rachas.

El defensor del título será el madrileño Carlos Balmaseda, quien se impuso en la última edición tras un dramático y emocionante play-off frente a Pedro Linhart y Dok Rea-Noh.

Mención aparte en este listado de gloria merece Santiago Luna, ganador de cuatro ediciones siempre en años pares: 1988, 1990, 1992 y 2000. Si tenemos en cuenta sus secuencias (primero ganó cada dos años y la última después de ocho) parece que estamos ante otra de sus opciones favorables, sobre todo por la moral con la que acude, tras haber obtenido la tarjeta del Circuito Europeo en la Escuela.

Por jugarse en Andalucía, será más sentida que otras la ausencia de Miguel Ángel Jiménez, quien se ha impuesto en cuatro (1999, 2002, 2003 y 2006) de las nueve últimas ediciones, la más reciente de forma espectacular con una segunda vuelta antológica de 60 golpes, en Logroño.

Pero a la hora de hablar de favoritos hay que ampliar la nómina, puesto que el golf español reúne actualmente un abundante plantel con opciones de victoria, incluyendo a muchos de los que todavía no han ganado este título.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios