Mourinho, entre el apoyo del club y el lío del equipo

  • l El técnico evidencia cada vez más el distanciamiento con la plantilla

Seis derrotas desde que comenzó la temporada, una más que en toda la pasada, han agrandado el distanciamiento entre el entrenador del Real Madrid, José Mourinho, y el vestuario madridista, una relación que hoy por hoy se antoja irreconciliable. "Polvorín", titulaba ayer el diario Marca en su portada, después de que las declaraciones del técnico tras la derrota copera en Vigo abrieran aún más la herida abierto en el vestuario blanco.

Pese a todo, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, continúa apoyando, al menos en público, a su entrenador, a la espera de que los resultados deportivos confirmen su apuesta. Según los diarios deportivos, Florentino, en el acto de entrega de insignias a los socios que se celebrará hoy, va a respaldar al entrenador ante la masa social madridista, realizando un alegato en defensa de su técnico y recordando que el club tiene el deseo de que Mourinho cumpla su contrato.

La relación entre parte del vestuario madridista y el entrenador parecen rotas desde hace tiempo y se han ido acentuando con el paso de las semanas. Tras cada traspié del Madrid, Mourinho ha cargado contra los jugadores, con una estrategia diferente a la de otros tiempos. Sergio Ramos, Özil o Casillas han sido centro de las críticas del portugués, del que se especula con su futuro pese a tener contrato con el Madrid hasta 2016.

De hecho, la publicación francesa Le 10 Sport publicó ayer que el dueño del París Saint Germain se ha reunido con Jorge Mendes, agente de José Mourinho, para negociar por el técnico. Según apunta la información, ya habría incluso un acuerdo para que Mourinho dirija al PSG la próxima temporada. Según Le 10 Sport, los candidatos de Tamim Bin Hamad Al Thani eran Guardiola, Wenger y Mourinho y a pesar de que el español era la primera opción, finalmente se ha decantado por el portugués.

Mientras tanto, la plantilla comenzó ayer a preparar el partido ante el Espanyol. Los futbolistas que más minutos disputaron en Balaídos se entrenaron a un ritmo más bajo junto al asistente técnico Rui Faria. El técnico madridista dividió a sus futbolistas en tres grupos de trabajo. En el segundo grupo, más numeroso, se ejercitaron a mayor ritmo los restantes futbolistas de campo con los que contó Mourinho en la sesión. Casillas, Adán y Jesús llevaron a cabo un trabajo específico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios